Causas y remedios caseros para los calambres en los pies

Los dedos y los pies soportan el peso del cuerpo cada día. La gente puede apretarlos en zapatos ajustados o someterlos a presión al practicar deportes, lo que hace que los calambres en los dedos sean una queja común.

Los calambres en los dedos de los pies pueden ser una molestia leve o tan intensos que dificultan la marcha.

Los calambres en los dedos de los pies tienen muchas causas posibles. En la mayoría de los casos, el dolor es temporal y cede sin tratamiento.

En este artículo, conozca las posibles causas de los calambres en los dedos del pie y cómo obtener alivio con tratamiento y remedios caseros.

12 causas de los calambres en los pies

Las causas de los calambres en los dedos de los pies pueden ser:

1. Músculos tensos o débiles

Un estilo de vida sedentario o el uso de zapatos mal ajustados pueden provocar tensión y debilidad muscular.

Decenas de pequeños músculos ayudan a mover el pie y los dedos. La tensión en cualquiera de estos músculos puede provocar espasmos musculares y dolor.

A veces el dolor proviene de otro músculo. Un ejemplo de ello puede ser la tensión en el tobillo o en el tendón de Aquiles que provoca espasmos musculares en el pie o en los dedos.

Algunas razones comunes para la tensión o debilidad muscular incluyen:

  • una nueva rutina de ejercicios
  • el uso de zapatos mal ajustados
  • un estilo de vida sedentario
  • no estirar antes del ejercicio

2. Lesiones musculares

Las lesiones en los músculos y otros tejidos de los pies, los dedos o las pantorrillas pueden causar calambres o dolores en los dedos.

Los esguinces, que son lesiones de los ligamentos, pueden causar debilidad y dolor en los dedos de los pies. Las distensiones, que son lesiones de los músculos o los tendones, también pueden causar dolor.

Algunas causas comunes de las lesiones musculares son:

  • un sobreesfuerzo
  • una caída o un golpe en el pie o la pierna
  • sobreesfuerzo de un músculo, tendón o ligamento

3. Zapatos mal ajustados

Los tacones altos, los zapatos demasiado apretados o flojos y los zapatos con punta pueden ejercer presión sobre los dedos del pie y las zonas circundantes.

Esta presión puede provocar calambres en los dedos de los pies, especialmente si los zapatos los obligan a adoptar una posición incómoda. Los zapatos que no se ajustan correctamente también pueden causar lesiones musculares.

4. Deshidratación

La deshidratación a veces hace que los músculos se acalambren o se sientan tensos.

La deshidratación es especialmente probable que provoque calambres en los dedos de los pies cuando los músculos ya están lesionados o sobreexigidos, o cuando los zapatos apretados hacen daño a los dedos.

5. Desequilibrios electrolíticos

Los desequilibrios electrolíticos pueden provocar calambres y espasmos en los músculos. A veces, la deshidratación provoca un desequilibrio electrolítico.

En otros casos, el culpable puede ser una enfermedad subyacente. La tetania, que se debe a niveles bajos de calcio, es un desequilibrio electrolítico que puede causar calambres musculares.

6. Síndrome de las piernas inquietas

El síndrome de las piernas inquietas (SPI) puede causar calambres nocturnos en los pies y las piernas, sensaciones extrañas en las piernas y dificultar que la persona se quede dormida.

Aproximadamente un tercio de las personas mayores de 50 años padecen el SPI. Los calambres nocturnos en los pies y las piernas también son comunes cuando las mujeres están embarazadas.

El SPI no se conoce bien, y los médicos no están seguros de qué lo causa.

7. Daño nervioso

La neuropatía se produce cuando los nervios de una persona están dañados. Esta afección provoca dolor, calambres, hormigueo o entumecimiento.

La diabetes no controlada es una causa común de daño nervioso. Las personas con neuropatía diabética suelen experimentar dolor, espasmos musculares, entumecimiento y llagas en los pies y los dedos.

Otras afecciones también pueden causar daños en los nervios, como la enfermedad de Parkinson.

8. Flujo sanguíneo deficiente

Cuando no hay suficiente flujo sanguíneo en los pies o en los dedos, éstos pueden doler o sufrir espasmos. Estar sentado durante mucho tiempo, tener diabetes y cruzar las piernas durante mucho tiempo puede ralentizar el flujo sanguíneo hacia los dedos y los pies.

La enfermedad arterial periférica hace que las arterias de todo el cuerpo se estrechen, debilitando el flujo sanguíneo. Esta enfermedad también puede causar calambres en los dedos de los pies.

9. Artritis

La artritis es un grupo de enfermedades que causan dolor e inflamación en las articulaciones. Para algunas personas, el dolor de la artritis se siente como calambres musculares.

Si una persona también experimenta dolor en las articulaciones, o si le duelen otras articulaciones, como las de las manos, podría ser un signo de artritis.

10. Distonía

La distonía es un síntoma y no una enfermedad. La distonía es una contracción o espasmo involuntario continuo en un músculo o grupo de músculos.

Numerosas afecciones médicas, como la enfermedad de Wilson, la esclerosis múltiple, las lesiones cerebrales o incluso un accidente cerebrovascular pueden causar distonía.

11. Insuficiencia orgánica

Los problemas de varios órganos pueden alterar los niveles de electrolitos, dificultar la absorción de nutrientes por parte del cuerpo y dañar los músculos y los nervios.

La insuficiencia de órganos puede causar dolor, calambres y espasmos en todo el cuerpo. Las personas con riesgo de insuficiencia renal o hepática deben acudir al médico si sufren calambres musculares.

12. Infecciones raras

En muy raras ocasiones, una infección puede dañar los músculos o perjudicar el sistema nervioso de forma que cause calambres musculares.

El tétanos, por ejemplo, puede causar espasmos musculares, aunque los espasmos suelen comenzar en el estómago o la mandíbula.

Remedios caseros

El ejercicio ligero puede ayudar a tratar algunas causas de los calambres en los pies.

Las personas a menudo pueden tratar lesiones musculares menores y otras causas de calambres temporales en los dedos de los pies en casa. Algunos remedios caseros potencialmente efectivos incluyen:

  • Estiramientos : Intente flexionar y luego extender los dedos de los pies de 5 a 10 veces. A continuación, estire los tobillos y los pies girando los pies y los tobillos en el sentido de las agujas del reloj y luego en sentido contrario a las agujas del reloj 5-10 veces también puede ayudar.
  • Ejercicio : El ejercicio ligero, como caminar, puede ayudar a fortalecer los músculos de las piernas, los pies y los dedos. Los ejercicios dirigidos a los pies y los dedos de los pies también pueden ayudar. Pruebe a colocar objetos en el suelo y a recogerlos con los dedos de los pies.
  • Reposo, hielo, compresión y elevación (RICE) : Descansar una lesión menor, envolverla, elevarla y aplicar compresas de hielo durante unos 20 minutos seguidos puede ayudar a reducir los síntomas.
  • Calor : El calor a veces puede ayudar con las lesiones y los calambres musculares. Para un mayor alivio, prueba a alternar compresas de calor y de frío.
  • Masaje : Masajear los pies, las piernas y los tobillos puede ayudar a los espasmos musculares. Comience con un masaje suave y luego aumente gradualmente la presión.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) : Los medicamentos conocidos como AINE, como el ibuprofeno o la aspirina, pueden ayudar con el dolor debido a lesiones musculares, artritis y otras causas comunes de calambres.

Los remedios caseros también pueden ofrecer un alivio temporal cuando los calambres en los dedos de los pies se deben a una afección subyacente grave, aunque no curarán la afección, y confiar únicamente en los remedios caseros puede permitir que el trastorno progrese y empeore. Si los calambres duran más de unos días, lo mejor es acudir al médico.

ENCUESTA DE LOS LECTORESPor favor, responda a una encuesta rápida de 1 minuto

Prevención

Algunas estrategias sencillas pueden reducir el riesgo de sufrir calambres en los pies. Los consejos para la prevención incluyen:

  • Mantenerse físicamente activo . Las personas que trabajan en puestos de trabajo de oficina deben hacer pausas frecuentes para caminar.
  • Usar zapatos de apoyo que se ajusten . Los zapatos ortopédicos y los zapatos especiales para diferentes deportes pueden ayudar a prevenir las lesiones en los dedos de los pies.
  • Estirar los músculos de los dedos y los pies todos los días . Considera la posibilidad de apuntarte a una clase de yoga o de pilates para realizar estiramientos más sostenidos.
  • Tratar cualquier condición médica subyacente . Esto incluye realizar cualquier cambio en el estilo de vida que recomiende el médico y tomar la medicación exactamente como la prescriba el médico.

Cuándo acudir al médico

Una persona debe acudir al médico si:

    • Los calambres son tan dolorosos que dificultan la marcha o el funcionamiento.
    • Los calambres vienen acompañados de signos de una infección, como fiebre o una lesión visible en el pie.
    • Los calambres se producen en una persona con una condición médica subyacente, como la diabetes o la insuficiencia renal.
    • Los calambres no mejoran sin tratamiento en una semana.

Los pies están hinchados o descoloridos.

Los pies se sienten entumecidos.

Tratamiento médico

Un médico puede pedir radiografías para comprobar si hay lesiones.

El tratamiento médico adecuado para los calambres en los dedos del pie depende de la causa. Un médico hará un examen exhaustivo y puede pedir radiografías u otras pruebas de imagen para comprobar si hay lesiones.

Si el médico sospecha que existe una afección subyacente, puede solicitar análisis de sangre u otras pruebas.

Dependiendo de la causa, el médico puede recomendar:

    • medicación para controlar enfermedades crónicas, como la diabetes o la artritis
    • cambios en el estilo de vida, como una dieta de bajo índice glucémico para la diabetes
    • cirugía para reparar lesiones
    • plantillas ortopédicas

fisioterapia

Comida Conclusiones

Los calambres en los dedos de los pies pueden ser molestos, pero son una experiencia común. A menudo desaparecen por sí solos sin tratamiento.

En caso de que los calambres en los dedos de los pies empeoren o no se reduzcan con el tiempo, lo mejor es acudir al médico. Un médico puede ayudar a diagnosticar la causa subyacente y ofrecer un tratamiento médico y cambios en el estilo de vida que puedan ayudar.

Citas/Consultas