Causas y tratamientos del dolor en el arco del pie

El arco del pie es una zona a lo largo de la parte inferior del pie entre la bola y el talón. El dolor en el arco del pie es un problema común, especialmente entre los atletas.

El arco del pie se compone de tres arcos separados que forman un triángulo. Cada arco está formado por huesos, ligamentos y tendones.

Hay muchas causas potenciales de dolor en el arco del pie. Sigue leyendo para obtener más información sobre estas causas, así como los posibles tratamientos.

Causas

El envejecimiento, el uso excesivo y el aumento de peso pueden causar dolor en el arco del pie.

Las dos causas más comunes de dolor en el arco del pie implican lesiones y problemas estructurales.

Los problemas estructurales suelen referirse a arcos altos o bajos u otras anomalías en el pie y la zona circundante.

En ambos casos, hay varios factores que pueden desencadenar o agravar estos problemas, entre ellos:

  • el envejecimiento
  • uso excesivo
  • aumento de peso
  • estrés físico
  • condiciones neurológicas

Las causas de dolor en el arco del pie incluyen:

Sobrepronación

La sobrepronación se refiere a la forma en que el pie de una persona se mueve al caminar, correr o trotar.

Una persona con sobrepronación golpea el suelo con la parte exterior del talón primero. Cuando la persona completa el paso, el pie rueda demasiado sobre el arco. La presión adicional hace que el arco se aplane.

A largo plazo, la sobrepronación puede dañar los tendones, músculos y ligamentos. Este daño puede provocar dolor en el arco, la rodilla, la cadera o la espalda. También puede causar dedos en martillo y callos.

Una persona con sobrepronación suele beneficiarse de un apoyo adicional al caminar. El apoyo puede incluir zapatos de estabilidad y soportes de arco recetados.

Fascitis plantar

La fascitis plantar es una afección degenerativa de la fascia plantar y una causa común de dolor de talón. La fascia plantar es un ligamento que conecta la parte trasera del pie con la parte delantera.

Las causas comunes de la fascitis plantar incluyen:

  • lesión
  • uso excesivo
  • inflamación

Cualquiera puede padecer fascitis plantar, pero actividades como correr pueden aumentar el riesgo.

Si una persona tiene fascitis plantar, suele sentir dolor al despertarse. El dolor suele empeorar a lo largo del día al caminar y estar de pie. Además del dolor en el arco del pie, la persona puede sentir rigidez en el talón o en la bola del pie.

Las personas con fascitis plantar pueden tener que dejar de hacer actividades como correr para dejar que el pie se cure. También pueden considerar el uso de zapatos de apoyo o el uso de plantillas para ayudar a aliviar la presión del arco.

Pie cavo

El pie cavo es una anomalía estructural que provoca un arco elevado. Las causas del pie cavo incluyen:

  • genética
  • accidente cerebrovascular
  • parálisis cerebral
  • enfermedad de Charcot-Marie-Tooth

Si una persona tiene el pie cavo, puede sentir dolor al caminar o estar de pie. También pueden tener una estabilidad reducida, lo que puede provocar esguinces y lesiones en el tobillo.

Una persona puede tener otros problemas relacionados con el pie cavo, incluyendo:

  • dedo en garra
  • dedo en martillo
  • callos

Las personas con pie cavo pueden considerar zapatos de apoyo o plantillas para ayudar a estabilizar sus pies y evitar el dolor y las posibles lesiones.

Disfunción del tendón tibial posterior

El tendón tibial posterior conecta uno de los músculos de la pantorrilla con la parte interna del pie. La disfunción del tendón tibial posterior (PTTD) se produce cuando este tendón está lesionado o inflamado. Si el tendón tibial posterior no puede sostener el arco del pie, la persona puede sentir dolor en esa zona.

El dolor de la PTTD suele producirse en la parte interna del tobillo y en la parte posterior de la pantorrilla. El dolor suele producirse mientras se corre o se camina a paso ligero y desaparece una vez que la persona se detiene.

Una tobillera o unas plantillas especialmente diseñadas pueden ayudar a corregir la PTTD.

Pies planos

Los pies planos pueden darse en niños o en adultos. En muchos casos, los pies planos no causan ningún problema, pero también pueden hacer que una persona experimente dolor en el arco, otras áreas del pie, las piernas, los tobillos y la espalda.

Una persona puede no darse cuenta de que tiene pies planos hasta que aparecen los síntomas. Un médico puede recomendar el uso de zapatos de apoyo o plantillas para ayudar a proporcionar un apoyo adicional para el arco.

Tratamiento

Share on PinterestUn médico puede recomendar la fisioterapia si el tratamiento en casa no alivia el dolor.

En algunos casos, los tratamientos caseros y los estiramientos no son suficientes para aliviar el dolor. Si este es el caso, un médico o podólogo puede recomendar uno o más de los siguientes:

  • fisioterapia
  • férulas nocturnas
  • corsés
  • yesos
  • cirugía
  • inyecciones de cortisona
  • analgésicos con receta (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos con receta)
  • ortesis, zapatos de apoyo o plantillas recetadas

Remedios caseros y estiramientos

Mientras se realiza el tratamiento, una persona debe considerar los remedios caseros y los estiramientos para ayudar a aliviar el dolor. La persona no debe intentarlos si el médico le aconseja que no mueva el pie.

Algunos remedios caseros incluyen:

  • Reposo : Dejar de hacer o reducir significativamente cualquier actividad que agrave el arco.
  • Aplicar hielo : Aplicar una bolsa de hielo envuelta en un paño en el arco y otras zonas sensibles para ayudar a reducir la hinchazón.
  • Usar calcetines : Evitar caminar con los pies descalzos.
  • Usar soporte : Considerar el uso de cojines, plantillas y zapatos de soporte.
  • Entablillado : Pregunte a un médico sobre la posibilidad de entablillar el pie por la noche para ayudar a mantenerlo apoyado mientras duerme.
  • Uso de medicamentos : Prueba con analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno.

Además, hay algunas técnicas diferentes que una persona puede hacer para ayudar a aliviar el dolor y hacer que el arco sea menos propenso a las lesiones. Estas incluyen:

Estiramiento del pie

Para realizar este estiramiento:

  • sentarse
  • colocar el pie en el muslo opuesto
  • sujetar los dedos del pie con una mano mientras se empuja hacia dentro y hacia abajo el talón con la otra
  • empujar suavemente los dedos del pie hacia el talón y mantenerlo durante 3-5 minutos

Estiramiento de la pantorrilla

Cuando una persona estira las pantorrillas, puede aliviar el dolor y la presión en el arco del pie. Para realizar un estiramiento de las pantorrillas:

  • colóquese de cara a la pared y coloque ambas manos separadas a la anchura de los hombros en la pared
  • dar un paso atrás con un pie
  • doblar la rodilla delantera hacia delante manteniendo la rodilla trasera recta y el talón en el suelo
  • mantener el estiramiento durante 20-30 segundos, repetir tres veces y luego cambiar de pierna

Masaje de pies con rodillo o pelota

Una persona puede utilizar una pequeña pelota de tenis o un rodillo de espuma para realizar un estiramiento de masaje en el pie. Esta técnica es más fácil de realizar mientras se está sentado.

Para utilizar esta técnica, una persona debe:

  • quitarse los zapatos y sentarse en una silla
  • colocar la pelota o el rodillo bajo el arco del pie
  • hacerla rodar hacia adelante y hacia atrás desde la bola del pie hasta el talón sobre el arco del pie

Sobre el arco del pie

El arco es responsable de varias funciones en el pie. Algunas cosas que hace el arco son:

  • ayuda a soportar el peso
  • ayuda a estabilizar los movimientos
  • permite que el pie se adapte a los cambios del terreno mientras la persona camina o corre
  • ayuda a absorber los impactos
  • ayuda a mantener el equilibrio

Una persona puede sentir una lesión en el arco directamente en la zona. También es posible sentir dolor o molestias en otras áreas, incluyendo la:

  • talón
  • bola del pie
  • parte superior del pie
  • caderas
  • piernas
  • rodillas
  • espalda
  • tobillos

En algunos casos, una persona puede sentir el peor dolor por la mañana. Sin embargo, la mayoría de las personas experimentarán un dolor peor durante las actividades, incluyendo el estar de pie, que involucran directamente a los pies.

Cuándo acudir al médico

Una radiografía puede revelar cualquier causa subyacente de dolor en el pie de una persona.

Para el dolor ocasional, el descanso, el hielo y los estiramientos suelen ser suficientes. Sin embargo, si el dolor no desaparece al cabo de unos días, es intenso o reaparece con frecuencia, la persona debe hablar con un médico.

Un médico puede remitir a una persona a un cirujano ortopédico especializado en pies y tobillos o a un podólogo, que es un especialista en pies. Pueden examinar el pie de la persona, su forma de caminar y otros factores para determinar cuál es el problema subyacente.

Un examen puede incluir:

  • buscar inflamación, sensibilidad, hinchazón, deformidades,
  • comprobar el equilibrio, la coordinación, los reflejos, la sensibilidad y el tono muscular
  • pruebas como radiografías, tomografías, resonancias magnéticas o ecografías

Una vez que el médico determina la causa subyacente del dolor, recomendará tratamientos que se dirijan específicamente a la causa subyacente y ayuden a aliviar el dolor.

Conclusiones

El dolor de arco es un problema común, especialmente entre los atletas. En muchos casos, una persona puede estirar, descansar y aplicar hielo en el arco del pie hasta que el dolor desaparezca.

Los problemas con el arco del pie también pueden causar dolor en diferentes partes del cuerpo, incluyendo el tobillo, el talón, las piernas, la rodilla y la espalda. Es esencial tratar el problema a tiempo para garantizar que los problemas del pie no provoquen lesiones en la espalda o la rodilla.

Si el dolor persiste, empeora o es crónico, la persona debe hablar con su médico sobre otras opciones de tratamiento.

Citas/Consultas