¿Cuál es la causa de un bulto en la parte superior del pie?

Puede aparecer una protuberancia en la parte superior del pie si una persona se lesiona. Las lesiones pueden provocar una hinchazón temporal. Sin embargo, si no hay una causa evidente, el bulto podría ser un síntoma de otra afección.

Algunas causas potenciales de un bulto en la parte superior del pie incluyen:

  • quistes ganglionares
  • espolones óseos u osteofitos
  • juanetes
  • bursitis
  • gota
  • lipoma
  • en casos raros, cáncer

En este artículo se analizan los síntomas y el aspecto de un bulto en la parte superior del pie, algunas posibles causas, tratamientos, remedios caseros y cuándo acudir al médico

Síntomas

Las protuberancias en la parte superior de los pies pueden variar en tamaño, color y dureza, dependiendo de lo que las haya causado.

Una persona con un chichón en el pie puede notarlo:

  • dolor o molestia
  • rigidez
  • zonas de piel áspera, o callosidades
  • hinchazón o enrojecimiento
  • dificultad para usar zapatos apretados
  • dificultad para caminar

Sin embargo, a veces puede formarse un bulto sin que haya síntomas que lo acompañen. Tomar nota del aspecto y la sensación del bulto ayudará al médico a hacer un diagnóstico.

ENCUESTA DE LOS LECTORESPor favor, responda a una encuesta rápida de 1 minuto

Causas

En los siguientes apartados se analizan con más detalle las posibles causas de un chichón en la parte superior del pie.

Quiste ganglionar

Los quistes ganglionares son protuberancias inofensivas llenas de líquido que suelen aparecer cerca de las articulaciones y los tendones, como los de las manos y los pies.

A menudo, el único síntoma es un bulto perceptible. Sin embargo, los quistes ganglionares también pueden causar dolor si presionan una articulación o ardor u hormigueo si presionan un nervio.

Un médico puede diagnosticar un quiste ganglionar mediante un examen físico.

En muchos casos, un quiste ganglionar no requiere tratamiento. Sin embargo, si es especialmente grande, es doloroso o inhibe el movimiento, el médico puede drenar el líquido o sugerir una cirugía de extracción.

Espolón óseo

Los espolones óseos, u osteofitos, son pequeños crecimientos óseos que se producen cerca de las articulaciones dañadas. A veces, pueden aparecer en la parte superior del pie y hacerse visibles a través de la piel.

Una causa común de los espolones óseos es la artrosis.

Una persona con un espolón óseo en el pie puede notar:

  • molestias o dolor al usar zapatos
  • limitación del movimiento
  • callos o ampollas alrededor de la zona afectada

Un médico puede diagnosticar los espolones óseos realizando una radiografía.

Tomar analgésicos de venta libre (OTC), como el paracetamol (Tylenol), puede ayudar a aliviar el dolor o las molestias que surgen debido a un espolón óseo. Si el espolón es consecuencia de la artritis, el control de la enfermedad puede reducir el dolor o la rigidez de las articulaciones.

Juanetes

Un juanete, o hallux valgus, es un crecimiento del hueso que aparece en el lateral del pie, normalmente en la base del dedo gordo. Los juanetes más pequeños, o «bunionettes», también pueden formarse en la base del dedo pequeño.

La afección es más común entre las mujeres mayores, pero también se da en mujeres y hombres jóvenes.

Los síntomas incluyen:

  • un bulto en el pie
  • un dedo del pie que está desalineado y se inclina hacia los otros dedos
  • dolor e hinchazón
  • dificultad para caminar
  • incomodidad al usar zapatos apretados
  • callos en o alrededor del juanete
  • síntomas que empeoran gradualmente con el tiempo

Un médico puede diagnosticar los juanetes mediante un examen físico o una radiografía.

Los tratamientos no quirúrgicos incluyen:

  • usar zapatos más sueltos
  • aplicar hielo en las zonas inflamadas
  • rellenar el juanete
  • usar una férula para los dedos del pie mientras se duerme
  • tomar medicamentos de venta libre para el dolor

Someterse a una intervención quirúrgica también puede revertir la progresión de un juanete. Sin embargo, en algunos casos, el juanete puede volver a aparecer.

Bursitis

Las bursas son sacos llenos de líquido que se encuentran entre los huesos de una articulación. Permiten que los huesos se muevan en direcciones opuestas. Cuando una de estas bolsas se inflama, se llama bursitis.

Hay una bursa en el pie, situada entre el tendón de Aquiles y el hueso del talón.

Una persona con bursitis del pie puede experimentar:

  • dolor, especialmente al caminar o correr
  • dolor intenso al ponerse de puntillas
  • piel caliente y enrojecida

Los tratamientos para la bursitis incluyen:

    • usar zapatos amplios
    • usar calcetines acolchados y plantillas ortopédicas
    • tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE)
    • se somete a fisioterapia
    • que reciben inyecciones de cortisona

que le drenen

La bursitis a veces se produce debido al roce y la tensión excesivos del tendón de Aquiles. Abordar la causa subyacente puede evitar que la bursitis vuelva a aparecer.

Gota

La gota es una forma de artritis causada por una acumulación de ácido úrico. La gota provoca un dolor intenso y repentino, a menudo en el dedo gordo del pie. Esta enfermedad suele afectar a una articulación a la vez.

Los síntomas incluyen:

  • dolor ardiente
  • rigidez
  • hinchazón
  • enrojecimiento
  • sensibilidad y calor

Una persona tiene más probabilidades de desarrollar gota si:

  • es hombre
  • tiene sobrepeso
  • beben alcohol
  • llevan una dieta rica en purinas y fructosa
  • tienen diabetes, síndrome metabólico, enfermedades cardíacas o una función renal deficiente

Un médico puede diagnosticar la gota mediante un examen físico, radiografías y pruebas de laboratorio.

Una persona puede controlar y reducir los brotes de gota:

  • tomando analgésicos de venta libre
  • alcanzando un peso moderado
  • beber menos alcohol
  • llevar una dieta baja en purinas
  • proteger las articulaciones
  • controlar cualquier otra condición de salud

Lipoma

Un lipoma es un crecimiento no canceroso de tejido graso que se forma bajo la piel.

Los lipomas son típicamente:

  • blandos y gomosos
  • indoloros
  • movible cuando se empuja

Cuando los lipomas se desarrollan en el pie, suelen hacerlo en la parte inferior del mismo. Sin embargo, un lipoma puede desarrollarse en cualquier parte del cuerpo.

Los lipomas no suelen requerir tratamiento, a menos que se vuelvan grandes. Si esto ocurre, un cirujano puede extirpar el lipoma.

Remedios caseros

Si una persona se ha lesionado el pie, tomar analgésicos de venta libre y descansar puede ayudar. Sin embargo, un chichón que se debe a una enfermedad crónica como la gota puede requerir un tratamiento continuo.

Para aliviar los síntomas, una persona puede probar los siguientes métodos en casa:

  • Para el dolor: Tomar temporalmente analgésicos de venta libre y AINE puede ayudar. Hay que consultar al farmacéutico antes de dar estos medicamentos a los niños. Además, algunos pueden no ser adecuados para las mujeres embarazadas.
  • Para la hinchazón: La aplicación de hielo puede ayudar a reducir la hinchazón e inflamación local en casos de gota, juanetes, bursitis o artritis.
  • Para la dificultad para caminar: Una persona con una afección de larga duración puede necesitar asegurarse de que sus zapatos se ajustan bien y tienen espacio para acomodar el bulto. También puede necesitar ayudas para caminar que le ayuden a desplazarse.

Espere en profundidad, la ciencia respaldada por los titulares de nuestras mejores historias todos los días. Entra y mantén tu curiosidad satisfecha.

Cuándo acudir al médico

Un bulto en la parte superior del pie puede causar dolor y molestias. Si una persona tiene dificultades para caminar o el chichón ha reducido su calidad de vida, debe acudir al médico.

Si un bulto en la parte superior del pie aumenta de tamaño o es más doloroso, lo mejor es acudir a un médico para analizar las posibles complicaciones y descartar cualquier problema de salud subyacente.

Conclusiones

Los pies son estructuras muy complejas, y un número de diferentes factores pueden conducir al desarrollo de un bulto en la parte superior del pie. Un médico podrá hacer un diagnóstico y recomendar el tratamiento adecuado.

Mientras tanto, las personas pueden ser capaces de controlar sus síntomas con medicamentos de venta libre para el dolor, hielo y zapatos cómodos.