¿Cuáles son los beneficios de los baños de pies con sal de Epsom?

La sal de Epsom es un remedio popular para los dolores musculares y el estrés. La gente utiliza los baños de pies con sal de Epsom para una serie de dolencias relacionadas con los pies.

La sal de Epsom es un compuesto natural que contiene sulfato de magnesio y tiene una estructura cristalizada. La gente ha utilizado la sal de Epsom durante cientos de años para tratar una variedad de dolencias, incluyendo el dolor. Sin embargo, la investigación que respalda muchas de las afirmaciones medicinales es limitada.

La teoría sugiere que remojar los pies en un baño de sal de Epsom permite a la piel absorber el magnesio, lo que podría ayudar a tratar diversos problemas de los pies. Algunos pequeños estudios respaldan estas afirmaciones, pero los científicos necesitan llevar a cabo más investigaciones para confirmar la eficacia de los baños de pies con sal de Epsom.

En este artículo se examinan los beneficios y los riesgos, y se explica cómo utilizar un baño de sales de Epsom para los pies. También habla de los remojos de pies alternativos.

 

¿Quieres tener una mejor salud en tus pies?

Beneficios de los baños de pies con sales de Epsom

Los remojos de pies de Epsom pueden ayudar a aliviar los dolores musculares.

Normalmente, las personas añaden sal de Epsom a un baño o utilizan un remojo de pies con sal de Epsom para aliviar los dolores musculares.

Algunos estudios pequeños sugieren que sumergirse en un baño de sal de Epsom puede permitir que el magnesio penetre en la piel. Un estudio descubrió que el magnesio penetra en la capa externa de la piel dependiendo de la concentración de la sal y del tiempo que la persona se sumerja en ella.

Algunas personas creen que remojar los pies puede liberar al cuerpo de toxinas y metales pesados, aunque las pruebas son contradictorias.

La absorción de magnesio a través de la piel de un remojo de pies con sal de Epsom puede proporcionar los siguientes beneficios:

Disminución de los síntomas del pie de atleta

Según el Consejo de la Sal de Epsom, la sal de Epsom no mata el hongo que causa el pie de atleta. Sin embargo, puede ayudar a extraer la humedad, lo que hace que el entorno sea menos atractivo para los hongos.

Aliviar la inflamación

Aunque algunos defensores afirman que un remojo de pies con sal de Epsom elimina las toxinas del cuerpo, no hay pruebas sólidas que lo confirmen. Sin embargo, la absorción del magnesio a través de la piel puede aumentar los niveles del mineral en el cuerpo y disminuir la inflamación. La reducción de la inflamación puede aliviar el dolor y la rigidez asociados a enfermedades como la artritis y la gota.

Exfoliar la piel

La estructura compuesta cristalizada de la sal de Epsom proporciona una exfoliación de la piel muerta de los pies. El remojo de pies puede ayudar a disminuir la aspereza y dejar los pies más suaves.

Reducir el olor

Cualquier tipo de remojo de pies puede ayudar a reducir el olor y a limpiar los pies. Mantener los pies limpios y libres de bacterias es beneficioso para la salud general de los pies.

Cómo hacerlo

Para aliviar mejor el dolor, un remojo de pies debe estar entre 33ºC y 37 °C.

El baño de pies consiste en sumergir los pies en agua caliente. Según la Fundación para la Artritis, las temperaturas del agua entre 33ºC y 37 °C son las mejores para aliviar el dolor.

Para utilizar la sal de Epsom en un remojo de pies, tenga en cuenta los siguientes pasos:

  1. Llena una palangana o un spa para pies con suficiente agua caliente para cubrir los pies hasta los tobillos.
  2. Añadir al agua media o tres cuartos de taza de sal de Epsom.
  3. Poner los pies en remojo durante unos 20 o 30 minutos.
  4. Secar bien después del remojo y luego hidratar los pies.

Un remojo de pies con sal de Epsom puede resecar los pies, por lo que es mejor no hacerlo todas las noches. Intenta remojar los pies una o dos veces a la semana para asegurarte de que no provoca sequedad.

Os dejamos aquí una recomendación que podéis comprar directamente en Amazon. Es de la firma Nortembio consideramos que tienen una buenísima relación calidad precio, no trabajan con colorantes etc y además te envían un e-book  GRATÍS para que aprendas sobre diferentes usos tradicionales de la Sal de Epsom NortemBio en baños de inmersión, cosmética y cuidado personal. 

 

Precauciones

Asegúrese de comprar sales de Epsom y baños de pies destinados a uso humano. Todas las sales de Epsom contienen sulfato de magnesio, pero los fabricantes producen una gama de sales para diferentes propósitos. Desde el punto de vista químico, todas las sales de Epsom son iguales, pero están disponibles en diferentes grados.

Busque la sal de Epsom que tenga la designación USP en la etiqueta. La USP indica que los científicos han probado el producto para uso humano y que ha cumplido las normas de seguridad establecidas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) o en el caso europeo la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

La sal de Epsom adecuada para remojar los pies se puede comprar en farmacias, tiendas de alimentos saludables y en línea.

Para la mayoría de las personas, un baño de Epsom para los pies es seguro. Pero hay algunos casos en los que es mejor hablar con un profesional de la salud antes de utilizarlo. Por ejemplo, las personas que tienen la piel muy seca deben evitar abusar de los baños de pies porque la sal puede resecar la piel y hacer que los pies sean más propensos a las grietas.

Los remojos de pies de cualquier tipo no son seguros para las personas que tienen diabetes debido al mayor riesgo de infección. Sumergir los pies con regularidad puede aumentar la sequedad, lo que puede provocar grietas y aumentar el riesgo de infección. Las personas que tienen heridas o llagas abiertas también deben hablar con su médico antes de usar un remojo de pies.

Lea sobre los riesgos de los baños de pies de Epsom con la diabetes. ¿Pueden las personas con diabetes utilizar las sales de Epsom?

Un baño de pies puede no proporcionar suficiente alivio para ciertos problemas de los pies. Considere la posibilidad de acudir a un profesional de la salud si se presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • sensibilidad prolongada después de una lesión en el pie
  • dolor de pies que no desaparece en una semana
  • hinchazón o enrojecimiento del pie
  • llagas abiertas

Otros baños de pies

Cuando se utilizan aceites esenciales, sólo se necesitan unas pocas gotas.

Además de la sal de Epsom, otros tipos de remojo para los pies que contienen diferentes ingredientes podrían ayudar a aliviar el dolor y mejorar la salud de los pies. Se ha investigado poco sobre su eficacia, aunque algunas personas los encuentran útiles y la mayoría puede utilizarlos con seguridad. Los remojos alternativos para los pies incluyen:

Bicarbonato de sodio

Añadir bicarbonato de sodio a un baño de pies puede ayudar a exfoliar la piel, aliviar el picor y limpiar los pies. Prueba a añadir 3-4 cucharadas de bicarbonato de sodio a una palangana llena de agua caliente.

Vinagre

Utiliza 2 partes de agua y 1 parte de vinagre para remojar los pies. El vinagre ayuda a matar las bacterias y también reduce el olor de los pies. También puede frenar el crecimiento de los hongos.

Lee sobre los baños de pies con vinagre.

Aceite de oliva

Añade unas gotas de aceite de oliva al agua tibia para un baño de pies hidratante. El aceite de oliva no sólo alivia la sequedad, sino que también contiene antioxidantes que pueden suavizar la piel.

Aceites esenciales

Algunas personas pueden encontrar que varios aceites esenciales pueden ayudar cuando se añaden a un remojo de pies, incluyendo la menta, el romero y la gaulteria. Los aceites esenciales pueden reducir la sequedad, el dolor y proporcionar una sensación de frescor para aliviar el dolor. Cuando se trata de aceites esenciales, un poco da para mucho. Basta con añadir unas gotas del aceite a un recipiente de agua caliente.

Conclusiones

Aunque las investigaciones son limitadas, indican que la piel podría absorber el magnesio. Los posibles beneficios de un remojo de pies con sal de Epsom incluyen la reducción del picor, la disminución de la inflamación y la reducción del dolor.

Los riesgos de utilizar un remojo de pies con sal de Epsom son mínimos. Para la mayoría de las personas, puede valer la pena probarlo. Pero hay algunos casos en los que es mejor evitar el uso de un remojo de pies, incluyendo cuando una persona tiene diabetes o tiene llagas abiertas en los pies.

Citas/Consultas