¿Cuáles son los síntomas de un pie roto?

Las lesiones en los pies son frecuentes y a veces pueden provocar fracturas de huesos. Ser capaz de reconocer los síntomas de una fractura de pie puede ayudar a determinar la gravedad de la misma y el momento de acudir al médico.

En este artículo se examinan las causas y los síntomas de una fractura de pie, y cuándo se debe buscar ayuda médica. También habla de los primeros auxilios, el diagnóstico y el tratamiento, la recuperación y los consejos de prevención.

Datos básicos sobre un pie roto:

  • El pie humano está formado por unos 26 huesos.
  • Los síntomas más comunes de un pie roto son el dolor, la hinchazón y los hematomas.
  • Un pie o dedo roto puede tardar de 1 a 3 meses en curarse completamente.

Síntomas y cuándo acudir al médico

Si se sospecha que se trata de una fractura de pie, hay que acudir inmediatamente a un profesional sanitario.

Un hueso roto puede ser una pequeña grieta o una rotura completa que da lugar a dos o más piezas. Las roturas graves pueden desgarrar o perforar la piel y dejar una herida abierta. Estas se conocen como fracturas abiertas.

El dolor y la hinchazón en el pie de una persona también pueden ser consecuencia de una distensión o un esguince. Puede ser útil que se comparen los dos pies para obtener una indicación de la gravedad de una lesión.

La deformación de un dedo o de una zona del pie, como un abultamiento inusual, es un fuerte indicio de una rotura.

Si no hay desplazamiento del hueso, puede ser difícil saber si se ha producido una rotura. Además, las grietas o roturas menores pueden no provocar mucho dolor.

Otros indicios de un hueso roto son:

  • oír o sentir un chasquido o un ruido de rozamiento cuando se produce una lesión
  • piel rota o una herida abierta
  • dolor o dificultad para mover el pie
  • dolor o dificultad para caminar o soportar el peso del pie
  • sensibilidad o dolor al tocar la lesión
  • sensación de desmayo, mareo o malestar, tras la lesión

Una persona debe buscar asistencia médica, urgentemente, si se sospecha que se ha roto el pie o el dedo gordo del pie. No debe intentar conducir. Las roturas de los dedos más pequeños del pie son menos graves y normalmente pueden tratarse en casa.

Sin embargo, hay que acudir al médico ante cualquier lesión que impida caminar o si el dolor y la hinchazón persisten o empeoran.

Se debe buscar ayuda inmediata si:

    • la pierna, el pie o el dedo del pie están deformados o apuntan en sentido contrario
    • hay una herida o piel rota cerca de la lesión
    • los dedos o el pie están fríos, entumecidos u hormiguean
    • los dedos o el pie se han vuelto azules o grises

el pie ha sido aplastado

¿Cuáles son las causas de un pie roto

Aunque el pie puede soportar normalmente una cantidad considerable de fuerza, las roturas de huesos en los pies de las personas son un hecho común. Además, es más probable que se produzcan en los niños que en los adultos debido a las diferencias en la estructura ósea.

Un pie roto puede ser el resultado de un simple tropiezo, una zancadilla o una patada. La torsión del pie o del tobillo por una caída o un golpe con un objeto pesado también puede romper un hueso.

Las fracturas por estrés son un riesgo particular en los atletas o en cualquier persona que participe en deportes de alto impacto, como el fútbol, el baloncesto, la carrera o el baile.

Se trata de grietas diminutas, a veces microscópicas, que pueden agrandarse con el tiempo. Suelen estar causadas por actividades repetitivas o por aumentos repentinos de la intensidad del ejercicio.

Primeros auxilios en caso de rotura de un pie o un dedo

Colocar una bolsa de hielo en un pie que se sospecha roto puede ayudar a reducir la hinchazón.

Una persona debe seguir el principio RICE cuando se trata de una sospecha de pie o dedo roto. El acrónimo significa:

  • Reposo : No camine sobre el pie lesionado o limite la carga de peso hasta que mejore o pueda ser visto por un médico. Caminar innecesariamente podría empeorar la lesión.
  • Hielo : Aplique inmediatamente hielo a la lesión para reducir el dolor y la hinchazón. Intenta envolver el hielo o una bolsa de guisantes congelados en una toalla y mantenerla contra el pie. Las bolsas de hielo pueden utilizarse durante 20 minutos seguidos varias veces al día durante las primeras 48 horas. No aplicar directamente sobre la piel.
  • Compresión : Envuelva el pie con un apósito o vendaje suave. Asegúrese de que el vendaje no esté demasiado apretado, ya que podría impedir la circulación de la sangre.
  • Elevación : Elevar el pie, en la medida de lo posible, con almohadas. Lo ideal es elevarlo por encima del nivel del corazón. Esto también ayuda con el dolor y la hinchazón.

Los dedos de los pies rotos se pueden pegar con cinta adhesiva a un dedo adyacente no lesionado para que sirva de apoyo. Para ello, se coloca un trozo de algodón o gasa entre los dos dedos y se fijan con cinta quirúrgica. De nuevo, el vendaje no debe estar demasiado apretado.

Se pueden tomar analgésicos de venta libre, como el paracetamol o el ibuprofeno, para ayudar a aliviar el dolor.

Si es necesario caminar sobre un pie o dedo roto, la persona debe llevar un zapato ancho y resistente que no ejerza presión sobre la zona lesionada.

El principio RICE también puede utilizarse para tratar una distensión o un esguince en el pie o el tobillo.

Diagnóstico

El médico hará preguntas sobre la lesión y palpará y manipulará el pie afectado. Es posible que pida una radiografía para confirmar o evaluar más a fondo una posible rotura.

Una sospecha de fractura por estrés puede requerir una resonancia magnética o una ecografía, ya que estas pequeñas fracturas pueden ser difíciles de detectar en una radiografía. En algunos casos, se pueden solicitar otras técnicas de imagen.

Opciones de tratamiento para un pie roto

Share on PinterestSe puede suministrar una escayola o una bota protectora para proteger el pie durante el proceso de curación.

El tratamiento de un pie roto depende del tipo, la ubicación y la gravedad de la fractura.

En la mayoría de los casos, la fractura sanará con reposo y carga limitada de peso.

Para reducir el dolor y la hinchazón se pueden utilizar antiinflamatorios, como el ibuprofeno o el naproxeno.

Si un hueso está fuera de su sitio, el médico puede tener que manipularlo físicamente para devolverlo a su alineación correcta. Esto se llama reducción.

Por lo general, se administra un anestésico local antes de iniciar el procedimiento de reducción. También habrá que limpiar y tratar cualquier herida.

Si el pie está deformado o los huesos son inestables, puede ser necesaria una intervención quirúrgica para insertar clavos, placas o tornillos metálicos. Estos se utilizan para mantener los huesos en su sitio hasta que se curen. Este método se conoce como fijación interna.

Para proteger el pie mientras se cura, puede colocarse una escayola o, en ocasiones, una bota protectora. Estos dispositivos protegen e inmovilizan el pie lesionado al tiempo que ayudan a mantener el peso fuera de él. También pueden proporcionarse muletas para ayudar a caminar.

Cada día, los titulares de nuestras mejores historias están respaldados por la ciencia. Entra y mantén tu curiosidad satisfecha.

Introduce tu correo electrónicoRegístrate ahora

¿Cuánto tiempo dura la recuperación?

Un pie o un dedo del pie roto puede tardar de 4 a 6 semanas en curarse completamente. Sin embargo, en algunos casos, podría llevar más tiempo.

Las personas que se recuperan deben seguir el principio RICE junto con cualquier instrucción específica de su médico. Es posible que sea necesario realizar radiografías de seguimiento u otras exploraciones para garantizar la curación y la alineación adecuadas.

Retomar la actividad física demasiado pronto puede suponer el riesgo de una mala cicatrización, una nueva lesión o una fractura completa. Hay que acudir al médico si el dolor o la hinchazón vuelven a aparecer.

Prevención

Para reducir el riesgo de lesiones en los pies, las personas deben mantener el suelo de su casa y del lugar de trabajo libre de desorden. Quienes trabajen en obras de construcción o en otros entornos peligrosos deben llevar botas de seguridad profesionales.

Cuando se practica deporte o se hace ejercicio, los siguientes consejos pueden ayudar a prevenir las fracturas por estrés y otras lesiones en los pies:

  • utilizar un calzado y un equipo adecuados a la actividad y sustituirlos regularmente
  • estirar, calentar y comenzar la actividad lentamente
  • aumentar gradualmente la velocidad, el tiempo, la distancia o la intensidad de una nueva actividad o después de un descanso
  • utilizar estiramientos y ejercicios para fortalecer los músculos de la pantorrilla
  • alternar con actividades de bajo impacto, como la natación y el ciclismo
  • consumir alimentos ricos en calcio y vitamina D para fortalecer los huesos

Comida Conclusiones

Los síntomas de un pie roto pueden confundirse con una distensión o un esguince. Un pie o un dedo gordo rotos deben ser vistos por un médico inmediatamente. Busque atención médica urgente si el pie está deformado o si hay una herida abierta.

Las fracturas de los dedos del pie más pequeños pueden tratarse en casa con esparadrapo y el principio RICE.