Dolor agudo y punzante en la pierna que aparece y desaparece: Causas y tratamiento

Un dolor agudo y punzante en la pierna puede ser consecuencia de un calambre, una lesión o una lesión nerviosa. Algunos de estos problemas requieren tratamiento profesional.

Aunque el dolor intermitente en la pierna no suele ser una urgencia médica, ponte en contacto con un profesional sanitario inmediatamente si el dolor es intenso o si la circulación sanguínea en la pierna parece estar limitada o cortada.

En este artículo, exploramos varias causas posibles del dolor agudo y punzante en la pierna. También se analizan los tratamientos y cuándo se debe acudir al médico.

Qué se siente

El dolor intermitente en las piernas puede empeorar con la presión y puede acompañarse de una sensación de adormecimiento y hormigueo.

El dolor agudo y punzante puede producirse en cualquier parte de una o ambas piernas, y puede subir o bajar por la pierna. El médico puede referirse a esto como dolor intermitente en las piernas.

El dolor puede empeorar con la presión, lo que puede dificultar el caminar o subir las escaleras.

En algunos casos, el dolor intermitente en las piernas va acompañado de una sensación de adormecimiento y hormigueo. Otros síntomas pueden ser:

  • debilidad muscular
  • dolor sordo
  • calambres
  • espasmos en la pierna

Causas

Las siguientes son las posibles causas de un dolor agudo y punzante en la pierna que aparece y desaparece:

Calambres

Los calambres son dolores musculares repentinos y punzantes, a menudo en las pantorrillas, los isquiotibiales o los cuádriceps. Las causas exactas no están claras, pero la fatiga muscular es un factor que puede contribuir.

El dolor de los calambres en las piernas puede ser de leve a intenso. Puede durar unos segundos o minutos, pero suele desaparecer sin intervención.

Lesión

Las lesiones musculares, de los tendones o de los ligamentos pueden causar dolor en las piernas. Esto puede empeorar al ejercer presión sobre la pierna, por ejemplo al caminar.

Una lesión también puede causar:

  • hinchazón
  • enrojecimiento
  • hematomas

Radiculopatía

La radiculopatía se refiere a un nervio pinzado en la columna vertebral que provoca una serie de síntomas en todo el cuerpo. Puede ser el resultado de una artritis o de una rotura de disco en la columna vertebral.

La radiculopatía lumbar, también conocida como ciática, se produce cuando el nervio pinzado está en la parte baja de la espalda. Puede causar un dolor agudo y punzante que baja por las piernas. Otros síntomas son:

  • dolor de espalda
  • debilidad muscular
  • hormigueo y entumecimiento en las piernas o la espalda

Aterosclerosis

Algunos problemas de salud que afectan al corazón pueden causar dolor en las piernas. La aterosclerosis, por ejemplo, se produce cuando unas sustancias grasas llamadas placas se endurecen en las arterias, provocando su estrechamiento.

La aterosclerosis puede conducir a la enfermedad arterial periférica (EAP), que implica el estrechamiento de las arterias que sirven a la parte inferior del cuerpo.

La arteriopatía periférica puede causar dolores agudos en las piernas que aparecen y desaparecen con la actividad de las mismas. El dolor puede presentarse con calambres, que pueden extenderse a las caderas.

Otros síntomas de la EAP son:

  • disminución del crecimiento del vello en las piernas
  • piernas o pies fríos
  • disminución del crecimiento de las uñas de los pies
  • ralentización de la cicatrización de las heridas en las piernas o los pies
  • pérdida de pelo en las extremidades, las manos o los pies
  • disfunción eréctil
  • gangrena

Neuropatía diabética

La neuropatía diabética es una complicación a largo plazo de la diabetes, y supone un daño a los nervios. Puede producirse cuando los niveles elevados de azúcar en sangre no se controlan durante mucho tiempo.

El daño a veces afecta a los nervios que bajan por las piernas, causando dolor en la zona.

Otros síntomas de la neuropatía diabética pueden ser:

  • sensación de ardor
  • hormigueo y entumecimiento
  • debilidad muscular

Diagnóstico

Un médico diagnostica la causa del dolor intermitente de piernas preguntando por los síntomas. También puede preguntar cómo se siente el dolor, con qué frecuencia se produce y si hay algún factor desencadenante, como caminar.

Además, el médico comprueba los registros de la persona y pregunta sobre sus antecedentes médicos personales y familiares, para averiguar, por ejemplo, si hay antecedentes familiares de EAP.

A continuación, el médico realiza un examen físico, que puede incluir la comprobación del pulso y la comprobación del funcionamiento musculoesquelético y neurológico de la persona.

Puede ser necesario realizar más pruebas, que pueden incluir imágenes médicas, como una resonancia magnética. El médico también puede comprobar cualquier otro cambio, tomando la presión arterial de la persona, por ejemplo.

Tratamiento

El tratamiento del dolor de piernas depende de su causa.

En algunos casos, el dolor desaparece sin tratamiento profesional. Por ejemplo, la mejor manera de tratar un calambre en la pierna es estirar el músculo y mantener el estiramiento hasta que los síntomas se alivien.

En otros casos, el médico puede recetar medicamentos para reducir la inflamación y tratar el dolor. La fisioterapia es otra opción para mejorar la flexibilidad y la fuerza de la pierna.

Espere en profundidad, respaldado por la ciencia toplines de nuestras mejores historias cada día. Entra y mantén tu curiosidad satisfecha.

Estrategias de atención domiciliaria

Un médico podría recomendar cambios en el estilo de vida, como:

  • dejar de fumar, si procede
  • limitar la ingesta de alcohol, si procede
  • tener una dieta más saludable
  • hacer más ejercicio

Si la inflamación es un factor, puede ayudar aplicar una bolsa de hielo en la zona. Mantener la pierna elevada y en reposo puede evitar que el problema empeore, y los vendajes de compresión también pueden ayudar con la inflamación.

En la mayoría de los demás casos, permanecer físicamente activo y estirar la pierna puede ser útil.

Cuándo acudir al médico

Algunas causas de dolor de piernas, como los calambres y las lesiones musculares leves, no requieren atención médica. Los síntomas suelen desaparecer por sí solos cuando la zona se cura.

Sin embargo, un médico debe tratar las lesiones graves, como las fracturas. También puede determinar si el dolor intenso o persistente es consecuencia de una enfermedad subyacente, como la arteriopatía periférica.

Conclusiones

Son varios los problemas que pueden causar un dolor agudo y punzante en las piernas que aparece y desaparece, desde calambres y lesiones menores hasta problemas de salud más graves, como la neuropatía y la arteriopatía periférica.

 

El dolor puede acompañar a otros síntomas, como la debilidad muscular o el entumecimiento.

Aunque los calambres y las lesiones menores tienden a curarse por sí solos, es una buena idea acudir al médico en caso de dolor intenso o persistente.