Podólogo Infantil Valencia

¿Cuando llevar a tu hijo a un podólogo infantil? ¡Descubre alguna de las pistas!

¿Necesita tu Hijo un Podólogo?

Uno de las responsabilidades más importantes de ser padre es asegurarse de que tus hijos estén sanos. Debemos entender que los niños, en líneas generales, saben menos sobre su salud que sus padres. Pero si saben ocultar cosas, que no están funcionando como deberían, para evitar ir al médico. Hay tantos aspectos diferentes de la salud y la seguridad de un niño que a veces puede ser abrumador, y algunos detalles pueden pasar desapercibidos por los padres. Esbozaremos algunas de las señales más importantes, que hay que tener en cuenta, que indican que tu hijo podría tener un problema en los pies.

Cambios en el Comportamiento

Hay pocas cosas que los niños temen más que una visita al médico así que si piensan que algo va mal, es muy probable que traten de ocultarlo. Si parece que tu hijo está tratando de impedir que le mires sus pies, podría ser una señal de que algo anda mal. Si de repente pasa de ser un niño extremadamente activo a uno que pasa mucho tiempo sentado, eso es otra señal de alarma. Debes estar atento a cualquier cambio en su comportamiento y si todavía no estás seguro después de examinarlos tú mismo, asegúrate  ir a un pediatra.

Falta de Arcos en los Pies

Todos los niños son diferentes y se desarrollan a ritmos diferentes, por lo que la falta de arcos claros en los pies no siempre es motivo de preocupación. En los niños menores de dos años, algunos pueden tener arcos claramente formados, mientras que otros no, por lo que no hay motivo de preocupación. A los 6 años de edad, la mayoría de los niños tendrán arcos que son fácilmente visibles, aunque todavía no es inusual que los niños tengan pies planos. Señalar los dedos de los pies del niño en línea recta es la mejor manera de evaluar si los arcos se están formando o no. Aunque todavía es posible que los pies de tu hijo se estén formando, si no hay arcos visibles después de los 6 años de edad, es conveniente llevarlos a ver a un podiatra.

¿Cómo es su Actividad Física Diaria?

Aunque la sociedad en general es menos activa físicamente que en el pasado, los niños suelen ser extremadamente enérgicos y siempre están en movimiento. A menos que su hijo tenga una afección preexistente como el asma, debe ser más o menos tan capaz de llevar un ritmo alto de gasto energético y movimiento. Si detectas que su actividad es menor que la de sus amigos o compañeros de clase y que suele ser un problema frecuente o de larga duración, un examen por parte de un podólogo infantil podría indicarte si sus ligamentos están inflamados, desgarrados o existe un problema con los arcos de los pies.

Vigila los Tropiezos

Tropezar ocasionalmente no es algo raro para nadie pero caerse frecuentemente, si lo es. Si tu hijo parece estar tropezando mucho, podría indicar arcos caídos o un problema con la pronación. Realiza una observación. Ponlo en posición parada y derecho. El centro de sus talones debería alinearse con el centro de sus piernas. Si parece que están caminando por dentro o por fuera de sus pies, podría indicar un problema con su pronación, en cuyo caso es posible que necesiten usar aparatos ortopédicos.

Los problemas con los pies pueden ser difíciles de detectar, especialmente debido a que muchos de ellos se desarrollan lentamente con el tiempo.No puedes confiar en que tu hijo controle esto por sí mismo, así que si notas cualquiera de los signos anteriores, debes examinarlos tu mismo y considerar llevarlo a un podólogo. Los problemas de los pies rara vez desaparecen por sí solos, por lo general van empeorando con el tiempo, por lo que identificar y tratar estos problemas lo antes posible es la mejor manera de que tu hijo vuelva a la normalidad.

Podólogo Infantil en Valencia

Si intuyes o detectas alguna anomalía en los pies de tu hijo. ¡Podemos ayudarte!

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Teléfono (requerido)

Indícanos mejor hora de contacto:

Cuéntanos brevemente que le ocurre a tus pies: