Lo que hay que saber sobre el síndrome del túnel tarsiano

El síndrome del túnel tarsiano se produce cuando el nervio tibial posterior, que recorre el interior del tobillo y el pie, se comprime y daña, provocando una inflamación.

La afección, también conocida como STC, suele estar causada por el uso excesivo y continuo del pie y el tobillo, como ocurre al caminar, correr, estar de pie o hacer ejercicio de forma extenuante o prolongada.

Pero el STC también puede producirse repentinamente tras una lesión traumática, o de forma espontánea, sin una razón clara.

Datos básicos sobre el STC

  • El STC se considera una enfermedad relativamente rara.
  • Los casos graves o no tratados pueden causar daños permanentes en los nervios.
  • Se deben realizar ejercicios para estirar los tejidos afectados.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

Dormir y mantener los pies elevados puede ayudar a aliviar los síntomas del STC.

Un médico siempre debe evaluar y tratar los síntomas del STC de forma temprana.

La primera línea de tratamiento para el STC es RICE, que significa reposo, hielo, compresión y elevación.

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos de venta libre, o AINE, como el paracetamol o el ibuprofeno, también pueden ayudar a que los síntomas sean más llevaderos.

Para los casos más graves o crónicos, existen opciones de tratamiento más agresivas, como dispositivos correctivos, terapias y, en algunos casos, cirugía.

Las formas más comunes de manejar y tratar el STC incluyen:

  • Reposo: La forma más fácil e inmediata de reducir la inflamación en cualquier parte del cuerpo es dejar de usar y ejercer presión sobre la zona afectada. El tiempo que una persona debe descansar el pie depende sobre todo de la gravedad de los síntomas. En los casos leves, el reposo puede consistir en sustituir la carrera por la natación. En los casos más graves, el reposo del nervio puede requerir la abstención total del ejercicio y la actividad.
  • Hielo: Se puede aplicar una bolsa de hielo cubierta con un paño o toalla en la parte interior del tobillo y el pie durante sesiones de 20 minutos para reducir la inflamación. Es mejor tener el pie elevado durante este tiempo. Las sesiones de hielo pueden repetirse varias veces al día, siempre que se hagan descansos de al menos 40 minutos.
  • Compresión y elevación: Comprimir el pie, y mantenerlo elevado por encima del corazón, ayuda a reducir el flujo sanguíneo hacia el pie, y así se reduce la inflamación. Prueba a envolver el pie con una envoltura ACE y a apoyarlo sobre una almohada mientras te sientas o duermes.
  • Analgésicos y antiinflamatorios de venta libre: Pueden ser el ibuprofeno y el paracetamol.
  • Inmovilización completa: Para los casos graves, especialmente los que implican un daño físico al nervio, puede ser necesario un yeso para restringir el movimiento por completo, permitiendo que el nervio, la articulación y los tejidos circundantes tengan la oportunidad de sanar.
  • Terapia de inyecciones: Para los síntomas muy dolorosos o incapacitantes, pueden inyectarse directamente en el nervio medicamentos antiinflamatorios, como corticosteroides y anestésicos locales.
  • Dispositivos ortopédicos y zapatos correctivos: Los podólogos pueden fabricar zapatos especializados y plantillas que ayudan a sostener el arco y limitar los movimientos que pueden irritar aún más el nervio inflamado y los tejidos circundantes. También existen zapatos que ayudan a evitar la pronación o el giro hacia dentro del pie.
  • Reducir la presión del pie: En algunos casos, el uso de calzado y calcetines más sueltos o de mayor ajuste puede ayudar a reducir la opresión alrededor del pie.
  • Fisioterapia: Los ejercicios de fisioterapia a menudo pueden ayudar a reducir los síntomas del STC a largo plazo, estirando y fortaleciendo lentamente los tejidos conectivos, movilizando el nervio tibial y abriendo el espacio articular circundante para reducir la compresión.

Otros tipos de fisioterapia utilizados para el STC son:

  • terapia de ultrasonido
  • acupuntura
  • terapia manual
  • vendaje o férula

En última instancia, la cirugía puede realizarse para casos muy graves o crónicos de STC que no responden a ninguna otra forma de terapia médica o física.

Ejercicios

A medida que los síntomas se vuelven menos dolorosos o se irritan con facilidad, se deben realizar ejercicios de fortalecimiento para ayudar a prevenir problemas, como la pronación o el balanceo del pie, que pueden empeorar los síntomas.

Los ejercicios comunes recomendados para el tratamiento del STC incluyen:

Bombas de tobillo, círculos y eversión o inversión

Una persona puede estirar suavemente el tobillo doblando el pie hacia el suelo con las piernas extendidas.

    1. Sentado con las piernas extendidas, doblar lenta y suavemente el pie de los tobillos hacia el suelo y luego hacia el cuerpo, tanto como sea posible, sin dolor. Repetir varias veces.

Rodar lenta y suavemente los tobillos por su rango de movimiento circular tan agresivamente, como sea cómodo, varias veces.

  • Girar lentamente los tobillos hacia dentro y hacia fuera, creando un movimiento de limpiaparabrisas, varias veces, hasta donde sea cómodo.
  • Repetir los tres ejercicios varias veces al día.

 

Elevaciones de talón-punta

    1. De pie y con la espalda recta, levantar o flexionar lentamente los dedos de los pies hacia arriba, hasta donde sea posible, sin dolor.
    2. Bajar lentamente los dedos de los pies y elevar suavemente los talones, ejerciendo una presión gradual sobre la bola del pie.

Repetir este ejercicio 10 veces y realizarlo varias veces al día.

Elevación de los dedos del pie en forma de lápiz

    1. Sentado con las piernas totalmente extendidas, colocar un lápiz o bolígrafo en el suelo justo debajo de los dedos de los pies e intentar cogerlo utilizando sólo los dedos.

Una vez que el lápiz esté completamente agarrado, manténgalo durante 10 a 15 segundos.

Relaje los dedos de los pies.

Repetir 10 veces y realizar varias veces al día.

Ejercicios de equilibrio

    1. De pie y con la espalda recta, levantar lentamente una pierna y apoyar la planta del pie levantado en la pantorrilla interna del otro pie.
    2. Mantenga la posición durante al menos 10 o 15 segundos o, el tiempo que le resulte cómodo, sin estirar demasiado la parte interna del tobillo y del pie. Si se tambalea demasiado, parar bajando el pie y reiniciando el ejercicio.

Para una versión más intensa de este ejercicio, levante gradualmente la pierna levantada más en el aire, lejos del cuerpo.

Estiramiento de la fascia plantar

    1. Sentado con las piernas extendidas, hasta donde sea cómodo, extender la mano y agarrar el dedo gordo del pie y la parte superior de la planta, y luego tirar suavemente hacia atrás. Esto también puede hacerse utilizando una banda de estiramiento, una toalla de cocina o un calcetín.

Estirar el pie hacia atrás hasta sentir un estiramiento que vaya desde la planta hasta la bola del pie.

Mantener durante 30 segundos antes de soltar lentamente el pie.

Repita el estiramiento al menos de tres a cinco veces, tres veces al día durante varias semanas, incluso después de que los síntomas iniciales hayan mejorado mucho para reducir las posibilidades de que vuelvan a aparecer.

  • El ligamento de la fascia plantar también se puede estirar haciendo rodar el arco, la planta y el talón con un movimiento suave hacia abajo sobre algo redondo, como una lata de sopa, una pelota de terapia, una pelota de tenis o un rodillo.

 

Estiramiento del gastrocnemio

    1. De pie, a una pequeña distancia de una pared, dar un paso hacia delante, más cerca de la pared, e inclinarse, presionando las manos contra la pared mientras se mantiene la pierna trasera recta. Esta posición debe parecerse a una estocada asistida.

Amplíe o profundice el estiramiento según se sienta cómodo o produzca un estiramiento notable y sin dolor a lo largo de toda la parte posterior de la pantorrilla.

Comience por mantener el estiramiento durante 10 a 15 segundos, aumentando gradualmente el tiempo de mantenimiento hasta alcanzar intervalos de 45 segundos.

Repita el estiramiento de tres a cinco veces consecutivas, tres veces al día durante varias semanas.

  • Para un estiramiento más intenso, intente ponerse de pie en un escalón con el pie medio colgando del borde, y luego empuje suavemente el talón hacia abajo. Mantén el tiempo que te resulte cómodo, hasta 10 veces al día.

 

Estiramiento del músculo sóleo

  1. Repetir los pasos del estiramiento del gastrocnemio, excepto que la pierna de atrás se estira doblada por la rodilla.
  2. Para aumentar el estiramiento, coloque algo bajo la parte delantera o la bola del pie, o apoye la bola del pie en la pared.

¿Cómo se diagnostica el TTS?

Un médico suele diagnosticar y evaluar el STC realizando un examen físico de toda la zona del pie y la parte inferior de la pierna y haciendo preguntas sobre los síntomas.

Las pruebas de diagnóstico utilizadas para confirmar y evaluar el STC incluyen:

    • electromiografía
    • velocidad de conducción nerviosa (EMGNCV)
    • resonancia magnética o MRI

radiografía

Factores de riesgo

Los trabajos que requieren estar de pie durante muchas horas, como los trabajos de servicio o de venta al por menor, pueden aumentar el riesgo de STC.

Aunque cualquier persona puede desarrollar STC a cualquier edad, algunos factores aumentan en gran medida el riesgo de desarrollar la condición.

Los factores de riesgo más comunes del STC son:

    • sobrepronación crónica o giro del pie hacia dentro al caminar
    • pies planos o arcos caídos
    • artritis reumatoide
    • artrosis
    • diabetes y otras enfermedades metabólicas
    • lesiones de tobillo o pie
    • trabajos que exigen estar de pie o caminar durante mucho tiempo, como el comercio minorista, la enseñanza, la mecánica, la fabricación y los trabajos quirúrgicos
    • zapatos mal ajustados que permiten la pronación del pie hacia dentro o que no sujetan el arco y el tobillo
    • enfermedad nerviosa
    • quistes, tumores o pequeñas masas en la zona del pie y del tobillo
    • sinovitis proliferativa o inflamación de la membrana sinovial
    • varices o venas inflamadas y agrandadas
    • deformidades del pie
    • distrofia simpática refleja
    • condiciones de neuropatía periférica
    • edema o hinchazón generalizada de las piernas, especialmente relacionada con el embarazo

sobrepeso

Complicaciones

El STC suele causar dolor en la parte interior del tobillo y la planta de los pies, aunque también puede afectar a los dedos y la parte inferior de las piernas. El STC es similar al síndrome del túnel carpiano, que implica la compresión de un nervio en un espacio articular estrecho y confinado, similar a un túnel.

Los síntomas más comunes del STC son:

  • dolor punzante y abrasador
  • adormecimiento
  • hormigueo
  • ardor
  • sensación de descargas eléctricas
  • debilitamiento de la capacidad para flexionar, doblar y desplegar los dedos de los pies
  • pérdida de sensibilidad en los dedos y en la parte inferior y lateral de los pies

Pérdida de sensibilidad

Los casos menores de TTS pueden mejorar significativamente con 48 horas de RICE y medicamentos de venta libre. Pero si no se trata, el STC crónico puede llegar a ser incapacitante y causar daños permanentes en los nervios.

Una persona debe consultar con un médico cada vez que aparezcan los síntomas del STC. Si se detecta a tiempo, existe una amplia gama de terapias, medicamentos y dispositivos correctivos que ayudan a tratar la mayoría de los síntomas del STC.

Citas/Consultas