Lo que hay que saber sobre una infección de los pies

Las lesiones en los pies pueden dar lugar a infecciones que son dolorosas y dificultan la marcha del pie. Hay varios tipos de lesiones en los pies que pueden provocar una infección, como los cortes y las ampollas.

Los pies son vulnerables a las infecciones, ya que el uso de calcetines y zapatos puede crear un entorno húmedo para que crezcan las bacterias y los hongos.

Sin embargo, caminar descalzo puede hacer que una lesión en el pie se infecte.

El cuidado y el tratamiento adecuados de los pies pueden ayudar a evitar que las infecciones de los pies se agraven.

Síntomas

Una infección en el pie puede dificultar la marcha.

La mayoría de los tipos de infección de los pies causan síntomas. Estos pueden incluir:

  • enrojecimiento y calor alrededor de la zona afectada
  • pus amarillo o verde
  • mal olor
  • hinchazón
  • decoloración roja o marrón
  • dolor
  • dificultad para caminar

Tipos

Todos los tipos de infección de los pies suelen compartir síntomas similares, pero hay varias formas en que un pie puede infectarse.

A continuación se presentan algunos tipos diferentes de infección de los pies, junto con consejos sobre cómo tratarlos:

Ampollas infectadas

Las ampollas son pequeñas bolsas de líquido que pueden desarrollarse como resultado de la fricción. Esto puede ser el resultado de usar zapatos demasiado apretados.

La mayoría de las ampollas se curan en pocos días sin complicaciones. Lo mejor es evitar picar o reventar una ampolla, ya que esto puede aumentar el riesgo de infección. Utiliza un esparadrapo o una compresa para cubrir la ampolla y evitar que roce con cualquier superficie o calzado.

Tratamiento

Si la ampolla se infecta, el médico suele tratarla con medicamentos antibióticos.

Aprende más sobre los signos y tratamientos de las ampollas infectadas aquí.

Infecciones por heridas

Las heridas pueden infectarse si las bacterias entran en el cuerpo a través de desgarros en la piel. Esto puede causar una infección de la piel que puede ir de leve a grave.

Tratamiento

Cubrir la herida con un esparadrapo ayudará a protegerla de las bacterias y otros gérmenes. Si la herida se infecta, el médico suele tratarla con medicamentos antibióticos.

Infecciones por hongos

Las bacterias pueden causar muchas infecciones de la piel, pero los hongos son otra posible causa de infección en los pies.

Los hongos se desarrollan en ambientes cálidos y húmedos como piscinas, vestuarios y duchas. Visitar regularmente estos lugares sin el calzado adecuado puede provocar una infección por hongos en los pies.

Un tipo común de infección por hongos es el pie de atleta. El pie de atleta, o tinea pedis, suele desarrollarse entre los dedos de los pies. Las infecciones por hongos también pueden afectar a las uñas de los pies. Esto hace que se decoloren y adquieran un aspecto grueso y quebradizo.

Tratamiento

Es posible tratar la mayoría de los casos leves de pie de atleta utilizando cremas y geles de venta libre, como el econazol.

Para las infecciones fúngicas graves, el médico puede recetar medicamentos antimicóticos más potentes.

Celulitis

La celulitis se produce cuando una infección bacteriana alcanza las capas más profundas de la piel.

La Academia Americana de Dermatología sugiere que las personas con celulitis reciban tratamiento inmediato de un médico. La infección puede agravarse rápidamente y provocar complicaciones como la sepsis.

Tratamiento

Si una persona recibe medicamentos antibióticos lo suficientemente pronto, la infección suele responder bien al tratamiento y debería reducirse.

Infecciones de uñas encarnadas

Una uña encarnada se produce cuando una uña del pie corta la piel que la rodea. Las bacterias pueden entrar a través de esta rotura en la piel y causar una infección.

Tratamiento

Las uñas encarnadas pueden ser dolorosas, y es importante acudir al médico si una se infecta. En la mayoría de los casos, los medicamentos antibióticos pueden tratar la afección sin complicaciones.

Además, el Colegio Americano de Cirujanos del Pie y del Tobillo recomienda masajear suavemente la zona o utilizar remojos de sal de Epsom para aliviar el dolor. Sugieren no colocar algodón debajo de la uña, ya que esto también puede causar una infección.

La diabetes y las infecciones de los pies

Las personas con diabetes tienen más riesgo de desarrollar una infección en los pies que las personas que no la padecen. Esto se debe a que la diabetes daña los nervios de los pies, lo que puede impedir que las personas noten las heridas en esta zona del cuerpo.

La diabetes también puede reducir el flujo sanguíneo a los pies, lo que dificulta la curación de heridas e infecciones en esta zona del cuerpo.

Una infección en el pie puede ser grave si una persona tiene diabetes. Puede tardar mucho tiempo en curarse e incluso puede provocar gangrena. En los casos más graves, puede requerir la amputación.

Tratamiento

Cuando las bacterias son las responsables de la infección, el médico la tratará con medicamentos antibióticos.

Es importante mantener la herida limpia. Eliminar cualquier tejido dañado ayudará a evitar que la infección se extienda más.

Aprende más sobre cómo la diabetes afecta a los pies aquí.

Factores de riesgo

Share on PinterestUna persona debe acudir al médico ante ciertas infecciones de los pies, como la celulitis.

Hay varios factores que pueden aumentar el riesgo de que una persona sufra infecciones en los pies, entre ellos:

    • tener una afección cutánea que provoque desgarros en la piel, como el eczema y la psoriasis
    • tener el sistema inmunitario debilitado, por ejemplo, por el VIH o la diabetes
    • utilizar piscinas, baños públicos o vestuarios sin el calzado adecuado
    • usar zapatos de una talla incorrecta
    • cortarse las uñas de los pies de forma desigual
    • no mantener los pies limpios
    • usar los mismos zapatos con demasiada frecuencia
    • compartir toallas, cortaúñas o limas de pies con otras personas

no tratar y cubrir las ampollas o heridas de los pies

Conclusiones

La mayoría de las personas que reciben tratamiento para las infecciones leves de los pies pueden esperar recuperarse sin complicaciones. Sin embargo, algunos tipos de infección de los pies, como la celulitis, requieren atención médica inmediata.

Las infecciones de los pies pueden tener consecuencias graves, como la gangrena, para las personas con diabetes. Por este motivo, deben tener un cuidado especial para prevenir las infecciones de los pies.

Acuda al médico si se producen cambios en la piel o en las uñas de los pies. El tratamiento temprano de las infecciones aumenta las posibilidades de un buen resultado.

Citas/Consultas