¿Por qué me duele el tobillo?

A una persona le puede doler el tobillo por muchas razones, desde lesiones menores hasta condiciones médicas crónicas como la artritis.

El dolor de tobillo puede derivarse de una variedad de lesiones en los huesos, los músculos y las estructuras de tejido blando que sostienen el tobillo.

Dependiendo de la causa, el dolor puede ser agudo, punzante o sordo. Las personas también pueden notar una hinchazón alrededor del hueso del tobillo.

Las lesiones menores, como las distensiones y los esguinces de tobillo, son una causa común de dolor de tobillo. A menudo, las personas pueden tratar las lesiones menores en casa, pero deben acudir al médico en caso de sospecha de afecciones o lesiones que se interpongan en su vida diaria.

Este artículo analiza algunas razones comunes por las que puede doler el tobillo de una persona, así como la forma de aliviar el dolor.

Rotura del tendón de Aquiles

Ciertos antibióticos pueden aumentar el riesgo de rotura del tendón de Aquiles.

El tendón de Aquiles es una fuerte banda de tejido que conecta el hueso del talón con el músculo de la pantorrilla. El tendón puede desgarrarse o romperse debido a un estiramiento excesivo al correr o hacer ejercicio, o después de una caída.

Tomar corticosteroides o ciertos antibióticos, incluidas las fluoroquinolonas como Cipro, también puede aumentar la probabilidad de que una persona sufra una rotura de tendón.

Los síntomas de una rotura del tendón de Aquiles incluyen:

    • un rango de movimiento reducido
    • un dolor que se produce repentinamente en el tobillo o la pantorrilla
    • una sensación de chasquido en el tobillo
    • problemas para ponerse de puntillas o subir escaleras

hinchazón en la parte posterior de la pierna o el tobillo

En muchos casos, la rotura del tendón de Aquiles requiere una intervención quirúrgica para corregirla.

Fractura de tobillo

Una fractura de tobillo es una rotura de uno o más de los huesos del tobillo, como la tibia o el peroné. La fractura puede ser una rotura limpia, o puede romper el hueso en trozos más pequeños.

Los síntomas de una fractura de tobillo incluyen:

  • dolor que puede irradiar a toda la parte inferior de la pierna
  • hinchazón en el tobillo y más allá
  • ampollas en el lugar de la lesión
  • dificultad para caminar y mover el pie un hueso roto que empuja contra la piel

El tratamiento de una fractura de tobillo depende de la gravedad de la lesión y de la localización de la fractura. La cirugía no siempre es necesaria.

Esguince de tobillo o distensión

Los esguinces y las distensiones son dos tipos de daños en los tejidos blandos. Ambos pueden causar dolor y molestias importantes, dependiendo de la gravedad.

Un esguince es un estiramiento excesivo o un desgarro de un ligamento, que es una banda de tejido resistente que une los huesos. Los esguinces pueden ser parciales o completos.

Una distensión es una lesión del músculo o del tendón. Los tendones son cuerdas resistentes que unen el músculo al hueso. Las distensiones pueden ir desde un pequeño sobreestiramiento hasta un desgarro completo.

Los tobillos son una zona habitual de esguinces y distensiones, ya que son una articulación compleja que soporta muchos movimientos diarios.

Los síntomas de un esguince de tobillo o una distensión incluyen:

  • un sonido de chasquido o de estallido
  • inestabilidad de la articulación del tobillo
  • hinchazón
  • sensibilidad

Estos tipos de lesiones suelen producirse durante la actividad física, como la práctica de un deporte o la carrera.

Gota

La gota puede provocar una fuerte hinchazón y dolor.

La gota es una forma de artritis que se produce debido a la acumulación de cristales de ácido úrico en el cuerpo. La gota suele afectar al pie y al tobillo, especialmente al dedo gordo del pie.

Los síntomas de la gota incluyen:

  • dolor que suele empeorar por la noche o inmediatamente después de despertarse
  • hinchazón alrededor del tobillo
  • calor sobre la articulación del tobillo

Las personas con antecedentes familiares de gota son más propensas a padecer esta enfermedad. Otras afecciones que aumentan el riesgo de padecer gota son la diabetes, la obesidad y la hipertensión arterial. Tomar medicamentos como los diuréticos o la niacina también puede aumentar el riesgo.

ENCUESTA DE LOS LECTORESPor favor, responda a una rápida encuesta de 1 minuto

Infección

Un corte previo, un traumatismo o una cirugía pueden permitir que las bacterias entren en la piel o en la articulación alrededor del tobillo y causen una infección.

Los síntomas de una infección de tobillo incluyen:

  • fatiga y malestar general
  • fiebre
  • dolor
  • enrojecimiento
  • hinchazón
  • calor

El médico puede recetar antibióticos orales o intravenosos en función de la gravedad de la infección. Hay que intentar tratar la infección lo antes posible para que no empeore.

Artrosis

La artritis es un desgaste del cartílago protector de los tobillos. Esto puede hacer que los huesos rocen entre sí, lo que provoca dolor e inestabilidad en las articulaciones del tobillo.

Los síntomas de la artrosis incluyen:

  • dolor de tobillo
  • crecimiento de zonas óseas sobre la articulación del tobillo
  • rigidez
  • hinchazón
  • dificultad para caminar o doblar el tobillo

La artrosis empeora con el tiempo, pero el tratamiento puede ralentizar o detener la progresión de la enfermedad.

Trastorno del pie plano

El trastorno adquirido del pie plano, también llamado arco caído o disfunción del tendón tibial posterior, suele afectar a un solo pie y es un trastorno del tendón que sostiene el arco del pie.

El trastorno del pie plano hace que el arco del pie entre en contacto con el suelo.

Los síntomas del trastorno del pie plano incluyen:

    • aplanamiento del arco del pie
    • dolor en la parte exterior del pie
    • dolor al realizar actividades que supongan un reto para el tendón, como el senderismo, subir escaleras o correr
    • rodamiento del tobillo hacia dentro, o sobrepronación

hinchazón alrededor del pie y del tobillo

El trastorno del pie plano suele ser progresivo, lo que significa que empeora con el tiempo. Sin embargo, a menudo los médicos pueden corregirlo mediante tratamientos no quirúrgicos.

Artritis reumatoide

Una persona puede tomar medicamentos para tratar la artritis reumatoide.

La artritis reumatoide es un trastorno autoinmune que hace que el sistema inmunitario ataque el revestimiento de las articulaciones, llamado sinovia.

Según la Fundación para la Artritis, se estima que el 90 por ciento de las personas con artritis reumatoide tienen problemas en los pies y los tobillos.

Los síntomas de la artritis reumatoide incluyen:

  • dificultad para mover el tobillo
  • dolor
  • hinchazón

La enfermedad también puede afectar a las manos, las muñecas, la espalda y otras articulaciones. La artritis reumatoide empeora con el tiempo, pero las personas pueden controlar sus síntomas y evitar que la enfermedad progrese tomando ciertos medicamentos.

Cada día, los titulares de nuestras mejores historias están respaldados por la ciencia. Entra y mantén tu curiosidad satisfecha.

Introduce tu correo electrónicoRegístrate ahora

Cuándo acudir al médico

Si una persona ha sufrido una lesión que limita su capacidad para mover el pie y el tobillo, debe acudir a su médico. Si sospecha que el tobillo está roto, debe acudir a urgencias.

Las personas también deben acudir al médico cuando los síntomas de dolor de tobillo empeoran en lugar de mejorar.

Diagnóstico

El médico realizará un examen físico del pie y el tobillo para detectar cualquier deformidad visible, signos de infección y cambios en la piel.

El médico también puede realizar las siguientes pruebas para determinar la causa del dolor de tobillo:

    • estudios de imagen, como radiografías, tomografías o resonancias magnéticas
    • análisis de sangre, que pueden ayudar a diagnosticar la artritis reumatoide, la gota y las infecciones

muestras de piel o de fluidos para detectar la presencia de bacterias, hongos y virus

Tratamientos y remedios caseros

Los tratamientos para el dolor de tobillo dependen de la causa subyacente. Por ejemplo, un médico suele tratar una infección de tobillo con antibióticos recetados. Los médicos también pueden recetar medicamentos para ayudar a controlar condiciones médicas como la gota y la artritis reumatoide.

En el caso de las lesiones, los médicos suelen recomendar que se tomen analgésicos de venta libre, que se descanse y que se haga ejercicio para mejorar la recuperación. Sin embargo, las lesiones graves de tobillo y los traumatismos pueden requerir cirugía.

Remedios caseros

Un tratamiento principal para las lesiones menores es el método RICE. Las personas pueden utilizar este método en casa para reducir el dolor y la hinchazón alrededor del tobillo.

RICE significa:

  • Reposo : El reposo de la articulación del tobillo afectada permite su curación y disminuye el alcance del daño.
  • Hielo : Aplicar hielo en la zona afectada puede ayudar a minimizar la hinchazón. Aplique una bolsa de hielo cubierta de tela durante 10-15 minutos seguidos varias veces al día.
  • Compresión : Envolver el tobillo o aplicar una férula de compresión puede ayudar a minimizar la hinchazón y proporcionar apoyo, lo que reduce el riesgo de causar más daños.
  • Elevación : Utilizar varias almohadas para elevar el tobillo puede servir de apoyo y favorecer el flujo de sangre y fluidos hacia el corazón.

Tomar analgésicos de venta libre como el paracetamol y el ibuprofeno también puede ayudar a minimizar las molestias. El ibuprofeno se puede comprar por Internet.

Cambiar el calzado a menudo puede ayudar a una persona a reducir el dolor de pies y tobillos. El uso de zapatos de apoyo con una puntera ancha puede aliviar la presión sobre el tobillo y reducir la probabilidad de experimentar dolor de tobillo en el futuro.

A veces, el médico puede recomendar el uso de una plantilla especial llamada plantilla ortopédica. Éstas tienen una consistencia que va de lo blando a lo rígido y ayudan a dar soporte a los pies. Las plantillas ortopédicas se pueden comprar por Internet.

Según un artículo que aparece en la revista Seminars in Arthritis and Rheumatism , está clínicamente demostrado que las intervenciones en el calzado, como las plantillas ortopédicas, ayudan a quienes padecen artritis reumatoide y gota, entre otras afecciones médicas.

Conclusiones

Muchos tipos de lesiones y condiciones médicas pueden hacer que a una persona le duela el tobillo.

Si el dolor de tobillo de una persona está afectando a sus actividades diarias, debería considerar la posibilidad de acudir a un médico. Los médicos pueden diagnosticar y tratar las posibles causas antes de que se agrave una lesión, afección o infección.

Citas/Consultas