¿Por qué me duelen los pies por la noche?

Hay varias cosas que pueden hacer que a una persona le duelan los pies por la noche, entre ellas algunos factores relacionados con el estilo de vida y ciertas afecciones médicas. Sin embargo, hay una serie de tratamientos accesibles que pueden ayudar a aliviar el dolor.

Puede haber un dolor sordo que no desaparece o un dolor punzante en diferentes partes de los pies, desde la bola, el talón y los dedos hasta los arcos o los tobillos.

Experimentar dolor de pies por la noche puede interferir con el sueño, y dormir mal puede empeorar el dolor.

En este artículo se analizarán algunos factores que pueden causar dolor de pies por la noche. También examinará los tratamientos disponibles.

Recuerda consultar siempre  a tu podógolo de confianza cerca de mi en Valencia

En los siguientes apartados veremos algunas de las posibles causas del dolor de pies por la noche.

Factores relacionados con el estilo de vida

Las personas con trabajos que requieren estar de pie durante periodos prolongados pueden encontrar que les duelen los pies por la noche.

Esto puede deberse a la fatiga de los músculos de los pies. Las fibras musculares se contraen y expanden con el uso, y con el uso excesivo, pueden fatigarse.

La fatiga muscular significa que los músculos pueden doler más porque hay menos oxígeno en el cuerpo y una acumulación de productos de desecho. Esto puede causar calambres y espasmos por la noche que pueden afectar a los pies.

Beber mucha agua durante el día puede ayudar a detener los calambres al ayudar al cuerpo a deshacerse del exceso de productos de desecho que contribuyen a los dolores y calambres.

Los calambres musculares nocturnos también pueden producirse por lo siguiente:

  • estar sentado durante mucho tiempo durante el día
  • dormir en determinadas posiciones
  • usar determinado calzado

Realizar regularmente estiramientos y ejercicios puede ayudar a aliviar los dolores en los pies debidos a estos problemas. Para ejercitar los músculos del pie, el Servicio Nacional de Salud (NHS) recomienda hacer estiramientos en grupos de cinco repeticiones tres veces al día.

Embarazo

La forma en que el cuerpo procesa el calcio cambia durante el embarazo, y esto puede provocar calambres en los pies durante la noche.

Las personas pueden aliviar los calambres en los pies con estiramientos suaves, ejercicio ligero y flexionando el pie durante el calambre. Aumentar la cantidad de calcio en la dieta también puede ayudar.

Neuroma de Morton

El neuroma de Morton es una enfermedad en la que el tejido que rodea los nervios que conducen a los dedos del pie se engrosa. Esto ocurre cuando los huesos de los dedos de los pies se pellizcan y comprimen un nervio. Esto puede causar un dolor que puede ser peor por la noche.

Cuando un nervio pellizcado se inflama, puede provocar una sensación de ardor u hormigueo en los dedos del pie.

Llevar un calzado que se ajuste bien puede ayudar a prevenir el neuroma de Morton. Asegurarse de que los zapatos tienen suficiente espacio para que los dedos del pie se coloquen de forma natural puede prevenir y reducir el dolor del neuroma de Morton.

Para aliviar las molestias, una persona puede probar:

  • usar zapatos de suela blanda
  • utilizar plantillas o almohadillas ortopédicas
  • utilizar masajes para reducir el dolor
  • preguntar al médico sobre las inyecciones de esteroides para reducir la inflamación y el dolor
  • evitar los tacones altos
  • evitar los zapatos apretados
  • evitar los zapatos con puntas estrechas

Fascitis plantar

Las personas con fascitis plantar experimentan dolor en la parte inferior del talón. Según la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos, alrededor de 2 millones de personas reciben tratamiento para la fascitis plantar cada año.

La fascitis plantar se desarrolla cuando el tejido llamado fascia plantar, que sostiene el arco del pie, se inflama. Se encuentra en la parte inferior del pie, y comienza en el talón y se conecta con la parte delantera del pie. Este tejido absorbe la tensión de los pies.

Si la fascia plantar se daña a causa de estas tensiones, esto provoca inflamación y dolor.

Tener el arco del pie alto, la obesidad, los pies planos o los músculos de la pantorrilla tensos o realizar actividades repetitivas como correr pueden provocar la aparición de la fascitis plantar.

Los síntomas de esta afección incluyen:

  • dolor en la parte inferior del pie, cerca del talón
  • dolor en el pie después de levantarse de la cama
  • dolor después del ejercicio

Las personas con fascitis plantar pueden experimentar dolor de pies por la noche después de estar de pie todo el día.

Algunas opciones de tratamiento son:

  • descansar
  • aplicar hielo en la planta del pie
  • tomar medicamentos antiinflamatorios
  • estirar la pantorrilla
  • recibir inyecciones de esteroides
  • usar zapatos cómodos
  • utilizar férulas nocturnas para estirar la fascia plantar durante la noche
  • probar la fisioterapia

Conoce algunos estiramientos para la fascitis plantar aquí.

Ciática

La ciática se desarrolla debido a la compresión del nervio ciático. El nervio ciático va desde la base de la columna vertebral hasta la parte posterior de las piernas y los pies.

Si el nervio ciático se comprime o se irrita, el dolor puede ser intenso. Puede sentirse como un dolor sordo que puede saltarse zonas de las piernas por completo y quedar aislado en una zona del nervio, como los pies.

La ciática puede ser consecuencia de una hernia discal en la columna vertebral, un embarazo, un problema articular degenerativo o espasmos musculares.

Algunas opciones de tratamiento para la ciática son:

  • probar la fisioterapia
  • estiramientos
  • tomando medicamentos antiinflamatorios
  • recibir inyecciones de esteroides
  • probar el masaje

Fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad crónica que causa dolor generalizado en todo el cuerpo y afecta al sistema nervioso central y al sistema musculoesquelético. El dolor puede empeorar en zonas del cuerpo que se utilizan con frecuencia, como los pies.

Una persona con fibromialgia puede experimentar dolor de pies por la noche. El dolor de pies por la noche puede deberse a la disminución de los niveles de la hormona antiinflamatoria cortisol mientras la persona duerme. Las personas con fibromialgia pueden tener generalmente niveles más bajos de cortisol en su cuerpo.

Aunque actualmente no hay cura para la fibromialgia, los tratamientos pueden reducir la gravedad de sus síntomas. Entre ellos se encuentran los medicamentos antiinflamatorios, los antidepresivos y los medicamentos para dormir.

Diabetes

La diabetes puede afectar a la circulación sanguínea. La sangre transporta el oxígeno por todo el cuerpo, y si hay una circulación reducida en los pies, los músculos pueden verse privados del oxígeno que necesitan.

Esto puede causar dolor en los músculos de los pies.

Hay muchas estrategias de autocuidado que una persona puede probar para tratar el dolor de pies debido a la reducción de la circulación sanguínea. Por ejemplo, dejar de fumar, hacer ejercicio con regularidad y seguir una dieta saludable pueden ayudar a controlar la diabetes y a aumentar la circulación sanguínea.

En los casos más graves, puede ser necesario realizar una angioplastia, un stent o un bypass quirúrgico para mejorar la circulación.

Si una persona tiene diabetes y experimenta los siguientes cambios en los pies, debe acudir al médico:

  • una sensación de hormigueo o de pinchazos
  • un dolor sordo
  • pérdida de sensibilidad en los pies
  • calambres al descansar o caminar

La diabetes también puede causar daños en los nervios, o neuropatía periférica, que también puede provocar dolor de pies por la noche.

Neuropatía periférica

La neuropatía periférica es el nombre de una serie de enfermedades que incluyen daños en el sistema nervioso periférico. Suele afectar a los pies y las piernas.

La neuropatía implica una interrupción de las señales del sistema nervioso, lo que provoca dolor.

Los síntomas de la neuropatía periférica dependen del tipo de fibras nerviosas afectadas y de la magnitud del daño.

Los síntomas de la neuropatía periférica en los pies pueden ser peores por la noche, y pueden desarrollarse durante un período de días, semanas o años.

Pueden incluir:

  • sensación de hormigueo o pinchazos en los pies
  • dolor en los pies
  • sensación de quemazón en los pies
  • dolores punzantes o agudos en los pies
  • entumecimiento
  • debilidad

Según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, las personas con diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2 tienen un mayor riesgo de desarrollar una neuropatía periférica, y entre el 60 y el 70% de las personas experimentan un daño nervioso de leve a grave que provoca dolor.

Los niveles elevados de azúcar en sangre se asocian a daños en los nervios y pueden causar neuropatía periférica, que también se conoce como polineuropatía diabética.

Las lesiones físicas, las infecciones víricas y el consumo excesivo de alcohol también pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle una neuropatía periférica, según el NHS.

Los tratamientos para la neuropatía periférica tienen como objetivo reducir el dolor. Los médicos pueden recomendar anticonvulsivos, antidepresivos y cremas y parches para la piel. La fisioterapia también puede ayudar a fortalecer la zona afectada.

Remedios caseros

Mantenerse hidratado a lo largo del día puede ayudar a prevenir el dolor de pies por la noche, ya que el cuerpo elimina los productos de desecho a través de la orina durante el día.

Realizar ejercicios y estiramientos para los pies puede fortalecer los músculos para aliviar la presión y los dolores musculares. Sin embargo, hay que dejar de hacerlos si empeoran el dolor de pies.

Los ejercicios para los pies incluyen:

  • levantamiento de pies y talones sentado
  • flexiones de los dedos del pie
  • mantener la punta del pie en posición elevada
  • estiramientos de la pantorrilla
  • estiramientos de tobillo

El uso de un calzado cómodo y de apoyo ayuda a evitar la irritación de los músculos y la tensión en los pies. El uso de plantillas, soportes para el arco del pie y zapatos de suela blanda puede ayudar a sostener los pies durante el día.

Cuándo contactar con un médico

Si una persona experimenta entumecimiento, hormigueo en los pies o un dolor que no desaparece, debe acudir al médico, ya que podría ser un síntoma de una enfermedad o lesión subyacente.

Conclusiones

Hay varias razones por las que los pies de una persona pueden doler por la noche. Los medicamentos antiinflamatorios pueden ayudar con muchas de las causas, incluidas las lesiones, los nervios irritados y comprimidos y las afecciones crónicas como la fibromialgia.

Muchas de las opciones de tratamiento para el dolor de pies por la noche son accesibles, y un profesional de la salud puede ayudar con el dolor duradero que no responde al tratamiento casero.

Citas/Consultas