¿Por qué me duelen los talones y qué puedo hacer al respecto?

El dolor de talón es un problema común de los pies. El dolor suele producirse bajo el talón o justo detrás de él, donde el tendón de Aquiles se conecta con el hueso del talón. A veces puede afectar al lateral del talón.

El dolor que se produce bajo el talón se conoce como fascitis plantar. Es la causa más común de dolor en el talón.

El dolor detrás del talón es la tendinitis de Aquiles. El dolor también puede afectar a la parte interna o externa del talón y del pie.

En la mayoría de los casos, el dolor no está causado por una lesión. Al principio, suele ser leve, pero puede llegar a ser grave y a veces incapacitante. Suele desaparecer sin tratamiento, pero a veces puede persistir y hacerse crónico.

Las causas son la artritis, la infección, un problema autoinmune, un traumatismo o un problema neurológico.

Datos básicos sobre el dolor de talón

    • El dolor de talón se suele sentir bajo el talón o justo detrás de él.
    • El dolor suele comenzar de forma gradual, sin que exista ninguna lesión en la zona afectada. A menudo se desencadena al llevar un zapato plano.

En la mayoría de los casos el dolor se encuentra debajo del pie, hacia la parte delantera del talón.

  • Los cuidados en casa, como el reposo, el hielo, el calzado adecuado y los soportes para el pie, suelen ser suficientes para aliviar el dolor de talón.

 

Causas

La fascitis plantar es una causa común de dolor bajo el talón.

El dolor en el talón no suele estar causado por una única lesión, como una torsión o una caída, sino por la tensión repetitiva y el golpeo del talón.

Las causas más comunes son:

Fascitis plantar , o inflamación de la fascia plantar: La fascia plantar es un fuerte ligamento en forma de arco que va desde el calcáneo (hueso del talón) hasta la punta del pie.

Este tipo de dolor suele producirse por la forma del pie, por ejemplo, si los arcos son especialmente altos o bajos.

Cuando la fascia plantar se estira demasiado, sus fibras de tejido blando se inflaman. Esto suele ocurrir donde se une al hueso del talón, pero a veces afecta a la parte media del pie. El dolor se siente bajo el pie, especialmente después de largos períodos de descanso. Pueden producirse calambres en los músculos de la pantorrilla si el tendón de Aquiles se tensa demasiado.

Bursitis del talón : La inflamación puede producirse en la parte posterior del talón, en la bursa, una bolsa fibrosa llena de líquido. Puede ser el resultado de un aterrizaje torpe o fuerte en los talones o de la presión del calzado. El dolor puede sentirse en el interior del talón o en la parte posterior del mismo. A veces, el tendón de Aquiles puede hincharse. A medida que avanza el día, el dolor suele empeorar.

Protuberancias en el talón : También conocidas como protuberancias en el talón, son comunes en los adolescentes. El hueso del talón aún no ha madurado del todo y roza en exceso, lo que provoca la formación de demasiado hueso. Suele estar causado por tener un pie plano. Puede ser causada por empezar a usar tacones altos antes de que el hueso esté completamente maduro.

Síndrome del túnel tarsiano : Un nervio grande en la parte posterior del pie se pellizca o queda atrapado (comprimido). Se trata de un tipo de neuropatía por compresión que puede producirse tanto en el tobillo como en el pie.

Inflamación crónica de la almohadilla del talón : Está causada por el adelgazamiento de la almohadilla del talón o por pisadas fuertes.

Fractura por estrés : Está relacionada con el estrés repetitivo, el ejercicio extenuante, el deporte o el trabajo manual pesado. Los corredores son especialmente propensos a sufrir una fractura por estrés en los huesos metatarsianos del pie. También puede ser causada por la osteoporosis.

Enfermedad de Severs : Es la causa más frecuente de dolor de talón en los niños y adolescentes deportistas, provocado por el uso excesivo y los microtraumatismos repetitivos de los cartílagos de crecimiento del hueso del talón. Afecta sobre todo a niños de 7 a 15 años.

Tendinosis de Aquiles : También se conoce como tendinopatía degenerativa, tendinitis, tendinosis y tendinopatía. Es una enfermedad crónica asociada a la degeneración progresiva del tendón de Aquiles.

A veces el tendón de Aquiles no funciona correctamente debido a múltiples desgarros microscópicos menores del tendón, que no pueden curarse y repararse correctamente. Cuando el tendón de Aquiles recibe más tensión de la que puede soportar, se producen desgarros microscópicos. Finalmente, el tendón se engrosa, se debilita y se vuelve doloroso.

Otras causas de dolor de talón son:

    • Ruptura del tendón de Aquiles, donde el tendón se desgarra
    • desgarro de la fascia plantar
    • atrapamiento del nervio de Baxter
    • fractura de estrés del calcáneo
    • quistes del calcáneo
    • masa de tejido blando
    • desgarro del tendón flexor corto
    • artritis sistémica (lupus, artritis reumatoide, artritis psoriásica)
    • contusión ósea
    • problemas de circulación
    • mala postura al caminar o correr
    • quiste óseo, un quiste solitario lleno de líquido en un hueso
    • gota, cuando los niveles de ácido úrico en la sangre aumentan hasta que los cristales de urato comienzan a acumularse alrededor de las articulaciones, causando inflamación y dolor intenso
    • neuroma, o neuroma de Morton, cuando un nervio se inflama en la bola del pie, comúnmente entre la base del segundo y tercer dedo

osteomielitis, una infección del hueso o de la médula ósea que provoca la inflamación del hueso

La osteomielitis puede ser el resultado de una lesión o cirugía, o la infección puede llegar al tejido óseo desde el torrente sanguíneo. Los síntomas incluyen dolor profundo y espasmos musculares en la zona de la inflamación, así como fiebre.

La neuropatía periférica implica un daño en los nervios, y puede provocar dolor y entumecimiento en las manos y los pies.

Puede ser consecuencia de lesiones traumáticas, infecciones, trastornos metabólicos y exposición a toxinas. La diabetes es una causa común.

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune progresiva e incapacitante que causa inflamación y dolor en las articulaciones, el tejido que las rodea y otros órganos del cuerpo humano.

Suele afectar primero a las articulaciones de las manos y los pies, pero cualquier articulación puede verse afectada.

Dolor de pies lateral

El dolor lateral del pie afecta a la parte exterior del talón o del pie, y el dolor medial del pie afecta al borde interior.

Pueden ser consecuencia de:

  • una fractura por estrés
  • un esguince
  • el síndrome cuboide, cuando un pequeño hueso del pie se disloca la artritis
  • tendinitis peronea, cuando la tensión repetida irrita el tendón
  • coalición tarsal, un problema congénito del pie
  • juanetes, callos y durezas
  • la tendinitis del tibial posterior, que se produce por el estrés y el uso excesivo

La mayoría de las causas del dolor de pies son mecánicas, relacionadas con el esfuerzo, las lesiones o los problemas de estructura ósea.

Tratamiento

La mayoría de las personas se recuperan con tratamientos conservadores en unos meses.

Las opciones de tratamiento incluyen:

    • Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden reducir el dolor y la hinchazón.
    • Las inyecciones de corticosteroides pueden funcionar si los AINE no son eficaces, pero deben utilizarse con precaución, ya que su uso a largo plazo puede tener efectos adversos.
    • La fisioterapia puede enseñar ejercicios que estiren la fascia plantar y el tendón de Aquiles y fortalezcan los músculos de la parte inferior de la pierna, lo que resulta en una mejor estabilización del tobillo y el talón.

El vendaje atlético da un mejor soporte a la parte inferior del pie.

  • Las plantillas y los dispositivos de asistencia pueden ayudar a corregir los defectos del pie y a amortiguar y apoyar el arco durante el proceso de curación.

 

Se pueden comprar diferentes marcas en Amazon.

La terapia de ondas de choque extracorpóreas dirige ondas sonoras a la zona afectada para favorecer y estimular la curación. Sólo se recomienda para casos de larga duración que no hayan respondido a la terapia conservadora.

Cirugía

Si nada más funciona, un cirujano puede separar la fascia plantar del hueso del talón. Existe el riesgo de que esto debilite el arco del pie.

Férulas nocturnas

Se puede colocar una férula nocturna en la pantorrilla y el pie y mantenerla durante el sueño. Esto mantiene la fascia plantar y el tendón de Aquiles en una posición alargada durante la noche y los estira.

Se pueden comprar por Internet, pero es mejor consultar a un profesional médico antes de utilizarlas.

Tratamiento de la bursitis del talón

Si es posible distinguir la bursitis del talón como una condición separada de la fascitis plantar, un tratamiento eficaz puede ser el uso de una plantilla de amortiguación o una copa de talón para limitar los movimientos que están causando el problema.

También se recomienda el reposo y puede ser necesaria una inyección de esteroides.

Tratamiento de los golpes en el talón

La inflamación detrás del talón puede aliviarse con hielo, compresión y un cambio de calzado.

Las almohadillas para el tendón de Aquiles, la tortuga y las almohadillas para el talón pueden ofrecer un alivio temporal.

Las inyecciones de cortisona pueden ayudar con el dolor.

Para la mayoría de las personas, el tratamiento se deshará del dolor de talón en 6 semanas. Sin embargo, en casos graves, y si el dolor persiste, puede ser necesaria la cirugía.

Ejercicios

Los estiramientos de la pantorrilla pueden ayudar a prevenir o tratar el dolor de talón.

Los ejercicios para estirar los músculos de la pantorrilla pueden ayudar.

Aquí tienes algunos ejemplos:

  • Siéntate en una silla, mantén la pierna estirada y flexiona y extiende la articulación del tobillo. Repite 10 veces con cada pie.
  • Póngase de pie frente a una pared. Coloque el pie que tiene el dolor de talón detrás del otro pie. Mantenga la rodilla delantera doblada y la pierna trasera recta, con el pie en el suelo. Tire de las caderas hacia la pared hasta que sienta un estiramiento en la pantorrilla de la pierna. Repita la operación 10 veces. Si hay dolor en ambos talones, estire ambas pantorrillas.

Remedios caseros

Los cuidados caseros pueden ayudar a deshacerse del dolor de talón que no es grave.

Esto incluye:

Reposo : Evitar correr o estar de pie durante mucho tiempo, caminar sobre superficies duras y cualquier actividad que pueda estresar los talones.

Hielo : Colocar una bolsa de hielo envuelta en un paño sobre la zona afectada durante unos 15 minutos, pero no directamente sobre la piel.

Calzado : Un calzado que se ajuste bien y proporcione una buena sujeción es fundamental, especialmente para los deportistas.

Soportes para los pies : Las cuñas y las taloneras pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Algunos estudios recientes han sugerido que el Botox puede ayudar a tratar la fascitis plantar.

Otro estudio ha sugerido que la administración de una dosis estándar de radioterapia externa, similar a la utilizada en una radiografía o en el tratamiento del cáncer, puede ayudar.

Prevención

La prevención del dolor de talón pasa por reducir la tensión en esa parte del cuerpo.

Los consejos incluyen:

    • usar zapatos cuando se está en suelo duro, y no ir descalzo
    • mantener un peso corporal saludable para reducir la tensión en los talones
    • elegir un calzado con tacones de material que pueda absorber parte de la tensión, o utilizar taloneras insertadas
    • asegurarse de que los zapatos se ajustan correctamente y no tienen los tacones o las suelas desgastados
    • evitar los zapatos que parecen desencadenar el dolor
    • descansar los pies en lugar de estar de pie si es susceptible de sufrir dolor de talón
    • calentar adecuadamente antes de practicar deportes y actividades que puedan suponer un gran esfuerzo para los talones

utilizar un calzado deportivo adecuado para cada tarea

Síntomas

El dolor de talón suele comenzar de forma gradual y se va agravando. A menudo no hay ninguna lesión en la zona afectada. Puede desencadenarse por el uso de un zapato plano. El calzado plano puede estirar la fascia plantar hasta que la zona se hincha o se inflama.

Sin embargo, el dolor puede ser intenso si hay un desgarro. La persona puede haber notado un sonido de estallido en el momento de la lesión, y el dolor será inmediato.

El dolor en el talón se suele sentir debajo del pie, hacia la parte delantera del talón.

Los síntomas pueden empeorar justo después de levantarse de la cama por la mañana, y después de un período de descanso durante el día, y luego mejoran con un poco de actividad. Pueden volver a empeorar hacia el final del día.

Cuándo acudir al médico

Acuda al médico si experimenta:

  • dolor intenso con hinchazón cerca del talón
  • dolor, entumecimiento u hormigueo en el talón y fiebre
  • dolor en el talón y fiebre
  • dificultad para caminar normalmente
  • dificultad para doblar el pie hacia abajo o ponerse de puntillas

Debe acudir a un médico si:

  • el dolor de talón continúa durante más de una semana
  • el dolor de talón persiste cuando no está de pie o caminando

Diagnóstico

Un médico examinará el pie y preguntará sobre el dolor, sobre cuánto camina y está de pie la persona, qué tipo de calzado utiliza y detalles de su historial médico.

Examinarán los músculos, empezando por la rodilla, y buscarán cualquier forma inusual o cambios en la piel. Esto puede ayudar a diferenciar entre un crecimiento, la psoriasis y otras afecciones.

Apretar el talón puede ayudar a detectar problemas nerviosos, la presencia de un quiste o una fractura por estrés.

Esto puede ser suficiente para hacer un diagnóstico, pero a veces se necesitan análisis de sangre o exploraciones de imagen.

La fascitis plantar es el tipo más común de dolor de talón, pero hay muchas otras causas posibles. Un diagnóstico preciso tiene más probabilidades de conducir a un tratamiento eficaz.

Citas/Consultas