¿Qué causa las ampollas en los pies?

Las ampollas son bolsas llenas de líquido que se desarrollan en la capa superior de la piel en respuesta a una lesión o infección. Las ampollas suelen aparecer sobre las zonas dañadas para protegerlas de daños mayores.

La mayoría de las ampollas se desarrollan donde la capa más externa de la piel es muy gruesa, como en las manos y los pies.

Como los pies están llenos de muchos nervios y vasos sanguíneos y están bajo presión la mayor parte del día, las ampollas en los pies pueden ser especialmente dolorosas. Dependiendo del lugar del pie en el que se encuentre la ampolla, puede ser incapacitante y difícil de tratar.

En este artículo, analizamos de cerca las causas y las opciones de tratamiento de las ampollas en los pies.

Causas y síntomas

Las ampollas pueden aparecer como respuesta a una lesión o infección, y pueden ser causadas por la fricción contra la piel.

La fricción contra la piel es lo que provoca la mayoría de las ampollas. Sin embargo, cualquier cosa que provoque un daño en el tejido o en los vasos sanguíneos de la piel exterior puede causar una ampolla.

Las causas de las ampollas en los pies incluyen:

Fricción y presión

Una mezcla de fricción y presión causa la mayoría de las ampollas en los pies.

Cuando la piel de los pies se frota continuamente contra un zapato, un calcetín o una superficie rugosa, a menudo se produce irritación e inflamación. El resultado es dolor, hinchazón y enrojecimiento.

Por lo general, se desarrolla una llaga roja en el pie antes de la propia ampolla. Si la llaga sigue irritada o se ejerce presión sobre ella, se produce un cizallamiento de la piel.

El cizallamiento se produce cuando la inflamación provoca pequeños desgarros en la piel. El cuerpo envía fluidos para rellenar esta abertura y proteger las capas de tejido más delicadas y subyacentes.

Las ampollas por fricción suelen ser dolorosas y sensibles al tacto y pueden ser incapacitantes.

Ardor

Cuando la piel se quema, el cuerpo puede responder creando una ampolla para proteger las capas de tejido subyacentes de ser dañadas.

Las ampollas pueden tardar uno o dos días en desarrollarse después de las quemaduras de primer grado, como las resultantes de las quemaduras solares. En los tipos de quemaduras más graves, las ampollas aparecen inmediatamente.

Como son causadas por una condición muy dolorosa, los síntomas de las ampollas por quemaduras no son notados por la mayoría de las personas, o no pueden ser distinguidos de los de la quemadura. Las ampollas de quemadura tienden a curarse cuando la propia quemadura se ha curado.

Congelación

El frío extremo puede causar congelación, congelando y matando las células de la piel. Cuando esto sucede, se desarrolla una ampolla para mantener el calor en el cuerpo.

Las quemaduras por congelación tienden a aparecer inmediatamente. Al igual que con las ampollas de las quemaduras, a la mayoría de las personas les cuesta separar los síntomas de las ampollas de congelación de los síntomas de la congelación propiamente dicha.

Dermatitis de contacto

La dermatitis de contacto o inflamación de la piel puede producirse siempre que la piel esté expuesta a un irritante. Si la exposición continúa, la dermatitis de contacto puede progresar hasta formar una ampolla.

Los alérgenos e irritantes graves también pueden provocar una inflamación y una presión suficientes para causar ampollas.

Las ampollas aparecen inmediatamente o poco después de la exposición al irritante o a lo largo del tiempo con una exposición gradual de baja dosis. Las quemaduras químicas también pueden provocar la formación de ampollas.

Las causas más comunes de este tipo de ampollas son:

  • mordeduras y picaduras de insectos
  • alérgenos de la piel
  • productos químicos en los detergentes para el lavado
  • productos químicos en los limpiadores de la piel de la ducha o el baño
  • disolventes o limpiadores químicos
  • sulfatos
  • cobalto
  • níquel
  • agentes químicos o gases tóxicos utilizados en la guerra
  • productos químicos utilizados en el laboratorio o en la clínica

Condiciones médicas

Cualquier condición que debilite la capa externa de la piel puede hacerla más vulnerable a las ampollas. Las ampollas también pueden ser un síntoma de ciertas enfermedades y trastornos infecciosos.

Las afecciones y los tratamientos médicos más comunes que pueden aumentar el riesgo de aparición de ampollas en los pies son:

  • varicela
  • el eczema, incluido el eczema dishidrótico, que provoca pequeñas ampollas que pican mucho en los bordes de los dedos y las plantas de los pies
  • enfermedades autoinmunes, como el penfigoide bulloso y el pénfigo
  • neuropatía diabética o daños en los nervios, que provocan una pérdida de sensibilidad o dolor en los pies
  • el sobrepeso, que aumenta la presión en los pies
  • el tratamiento con antibióticos
  • medicamentos anticoagulantes

Ruptura de los vasos sanguíneos

Cuando se rompen vasos sanguíneos muy pequeños en la epidermis de la piel, a veces dejan escapar sangre hacia las capas de tejido, lo que provoca una ampolla de sangre. Las ampollas de sangre suelen producirse cuando la piel se aplasta o se pellizca.

Tratamiento

Utilizar un vendaje de venta libre para cubrir una ampolla puede ser un tratamiento recomendado.

En la mayoría de los casos, la mejor manera de tratar las ampollas en los pies es dejarlas tranquilas. La mayoría de las ampollas se curan al cabo de unos días con unos cuidados básicos.

Es importante dejar siempre intactas tanto las ampollas claras como las sangrientas. Aunque pueden ser dolorosas, las ampollas son un mecanismo de defensa natural. Ayudan a reducir la presión y a proteger los tejidos subyacentes.

Las ampollas también ayudan a sellar los tejidos dañados y a evitar que las bacterias, los virus y los hongos entren en la herida.

Una vez que se desarrolla una ampolla, la persona debe dejar de ejercer presión sobre ella inmediatamente. Una vez que se haya roto y drenado, la zona que rodea la ampolla puede lavarse muy suavemente con agua y jabón. A continuación, la persona debe cubrir la zona con un apósito estéril, seco y transpirable, como una gasa o una venda suelta, que se puede comprar en Internet.

En el caso de las ampollas químicas o por alergia, es fundamental detener inmediatamente la exposición al irritante y lavar a fondo la piel.

Los tratamientos adicionales para las ampollas claras y de sangre en los pies incluyen:

    • aplicar una bolsa de hielo, envuelta en una toalla o manta gruesa, sobre la ampolla suavemente, sin presionar
    • utilizar vendas para ampollas para cubrir la zona afectada. Se pueden adquirir sin receta o por Internet.
    • elevar el pie con una silla o almohada para reducir el flujo sanguíneo a la zona y limitar la inflamación
    • mantener la zona lo más seca posible para facilitar la curación
    • retirar el calzado o los calcetines que han causado la ampolla
    • aplicar suavemente pomadas o cremas antibióticas sobre la ampolla y la piel circundante. Existe una gama de pomadas antibióticas que se pueden comprar en línea.

limpiar la zona y reducir la inflamación y el dolor con soluciones de venta libre también disponibles para su compra en línea, como el peróxido de hidrógeno o el vinagre de sidra de manzana

Unos días después de que se haya abierto la ampolla, la persona debe utilizar un pequeño par de tijeras o pinzas esterilizadas para retirar los restos de piel muerta. Debe asegurarse de no tirar demasiado fuerte y desgarrar la piel sana.

Cuándo acudir al médico

Cada vez que una ampolla se decolore, se inflame mucho, empeore o no se cure después de unos días, se debe hablar con un médico.

Las ampollas de color amarillo, verde o morado a menudo se han infectado y requieren atención médica. Las ampollas de color anormal también pueden ser un síntoma de condiciones de salud subyacentes más graves, como el herpes.

Un médico puede drenar en su consulta las ampollas infectadas, persistentes o extremadamente incapacitantes. Utilizarán un bisturí o una aguja esterilizada y normalmente tomarán una pequeña muestra del contenido de la ampolla para analizarla.

A menudo, se recetan antibióticos tópicos u orales para tratar una infección existente y evitar que se produzcan más infecciones.

Prevención

Los pies mojados, los calcetines o el calzado pueden ser factores de riesgo para las ampollas.

La mayoría de las ampollas que se desarrollan en los pies son causadas por una combinación de roce y presión. Se sabe que algunos factores adicionales aumentan la probabilidad de que aparezcan ampollas por fricción.

La humedad, el calor y la presión debilitan la piel y la hacen más vulnerable al desgarro. Los calcetines o el calzado mal ajustados tienden a frotar la piel en los puntos de contacto.

Los factores de riesgo de las ampollas en los pies son:

  • ambientes húmedos o mojados
  • pies, calcetines o calzado mojados
  • ambientes cálidos
  • sudoración excesiva
  • calcetines o calzado mal ajustados
  • calzado nuevo o que no se ha estrenado
  • caminar o correr largas distancias
  • repetición de un movimiento durante más tiempo del habitual, como caminar 8 kilómetros en lugar de 1 o 2 kilómetros
  • actividades, movimientos o ejercicios que implican moverse de un lado a otro o de un lado a otro continuamente, como en los deportes de contacto
  • llevar un calzado no diseñado para la actividad que se realiza
  • llevar calcetines finos y no absorbentes
  • usar zapatos sin calcetines
  • llevar plantillas ortopédicas o suelas que se han salido de su sitio o son nuevas
  • llevar un objeto o carga pesada
  • anomalías del pie que afectan al ajuste de los zapatos o calcetines
  • tener la piel seca
  • la edad, ya que la piel se vuelve más delicada y propensa a sufrir daños
  • usar calcetines de material sintético, como el poliéster y el nailon, que pueden impedir el flujo de aire

Para las zonas propensas a la formación de ampollas, aplicar moleskin o cinta adhesiva para los pies y polvos de talco antes de una actividad puede reducir las posibilidades de que se produzcan nuevas heridas. Algunos de estos productos se pueden comprar en línea, incluida la cinta para los pies.

Algunas vendas también tienen agujeros vacíos, que pueden ayudar a amortiguar la piel delicada o recién curada.

Las plantillas o calcetines que ofrecen un acolchado extra también pueden ayudar a absorber y reducir la presión en los pies.

Pegar o encintar las plantillas de los zapatos u ortopédicos también puede ayudar a reducir la fricción. Las plantillas de zapatos se pueden comprar en línea.

Conclusiones

Tomar estas medidas y evitar los factores de riesgo mencionados anteriormente puede ayudar a las personas a reducir las posibilidades de desarrollar ampollas en los pies.

Si se desarrolla una ampolla, lo mejor es protegerla y dejar que se cure a su debido tiempo.

Si la ampolla no se cura, empeora o cambia de color, hay que acudir al médico.

Citas/Consultas