¿Qué hace que le duela la parte exterior del pie?

El dolor lateral del pie es un dolor que recorre la parte exterior del pie y del tobillo. Puede ocurrir antes, durante o después de actividades como caminar o correr. El dolor lateral del pie puede dificultar el movimiento o incluso la permanencia en pie.

El dolor lateral del pie puede causar una variedad de síntomas, la mayoría de los cuales dependen de la parte del pie que esté afectada.

Los síntomas más comunes son:

  • dolor en la parte externa del tobillo
  • inestabilidad del pie
  • hinchazón
  • sensibilidad
  • dificultad para caminar
  • susceptibilidad a los esguinces de tobillo
  • dificultad para mantenerse en pie

¿Cuáles son las causas?

El dolor lateral del pie afecta a la parte externa del tobillo y del pie.

El dolor lateral del pie puede tener muchas causas. La mayoría de ellos surgen de condiciones que se dejaron sin tratar. Estas pueden incluir:

    • inflamación de la articulación del tobillo y tejido cicatricial
    • artritis
    • presencia de grietas muy finas en los huesos del pie y en el tobillo
    • inflamación de los tendones

estiramiento, desgarro o pinzamiento de los nervios (especialmente los que pasan por el tobillo)

Las siguientes afecciones provocan dolor lateral en el pie:

Esguince de tobillo

Un esguince de tobillo es una lesión de ligamentos en el pie, sin dislocación ni fractura. Es una de las principales causas de dolor lateral en el pie, ya que el 85% de los esguinces de tobillo provocan dolor lateral en el pie.

Síndrome del cuboide

El síndrome del cuboides es una dislocación parcial de uno de los huesos laterales del pie, conocido como hueso cuboides. Esta lesión puede producirse debido a una tensión excesiva o demasiado peso sobre el hueso.

Este síndrome suele producirse cuando una persona hace demasiado deporte y actividad física sin dejar tiempo de recuperación entre las sesiones de ejercicio. A veces, el uso de zapatos apretados también puede causar el síndrome cuboide.

El síndrome del cuboides es una causa poco común de dolor lateral del pie que a menudo no se diagnostica. Puede causar síntomas a largo plazo, como dolor, debilidad y sensibilidad.

Juanetes

Los juanetes pueden causar dolor lateral en el pie.

Los juanetes son un defecto óseo que hace que el dedo gordo del pie gire hacia dentro y apunte hacia los otros dedos. Como consecuencia, las personas apoyan la mayor parte de su peso corporal en la parte lateral del pie al caminar o estar de pie, lo que provoca dolor.

Los juanetes pueden estar causados por factores genéticos o por un mal calzado que aplasta los dedos. En los casos graves, puede ser necesaria una intervención quirúrgica para eliminar el juanete y realinear los dedos.

Tendinitis peronea

La tendinitis peronea se produce como resultado de la tensión repetitiva de los tendones peroneos. Estos dos tendones se extienden desde la parte posterior de la pantorrilla, sobre el borde exterior del tobillo y se unen en diferentes puntos de la cara lateral del pie.

Esta afección hace que los tendones peroneos se hinchen o se inflamen, lo que provoca dolor en la parte lateral del pie y en el talón.

Una persona que corre en exceso o coloca el pie de forma anormal puede desarrollar una tendinitis peronea. También puede producirse tras un esguince de tobillo.

Fracturas por estrés

Las fracturas por estrés son pequeñas roturas en uno de los huesos exteriores del pie (llamados metatarsianos), debido a la práctica de deportes y ejercicios físicos repetitivos. Los síntomas de esta lesión pueden ser leves al principio, pero empeoran gradualmente.

Callosidades y callos

Los callos y las callosidades se desarrollan en la parte lateral del pie. Suelen desarrollarse como resultado de la producción por parte del cuerpo de múltiples capas de piel para proteger el pie de la tensión y la fricción repetitivas. Aunque las callosidades suelen ser indoloras, los callos pueden penetrar más profundamente en la piel y ser dolorosos.

Artritis

La artritis es una enfermedad que provoca dolor lateral en el pie cuando afecta a la articulación del mismo. La artritis reumatoide es el tipo más común de artritis.

Coalición tarsal

La coalición tarsal es una condición congénita, lo que significa que está presente al nacer. La coalición tarsiana se produce cuando los huesos del tarso cercanos a la parte posterior del pie no se conectan correctamente. Esta conexión inusual entre los dos huesos suele provocar rigidez y dolor en el pie.

La coalición tarsal es una afección poco frecuente. Según la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos, alrededor de 1 de cada 100 personas tiene esta condición.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

El dolor lateral del pie puede persistir durante algún tiempo y requerir tratamiento.

Alivio inmediato

Descansar y elevar el pie puede ayudar a aliviar el dolor de pies.

Una persona puede aliviar el dolor lateral leve del pie con bastante rapidez siguiendo el método RICE:

  • R est el pie
  • I ce el pie durante períodos regulares de 20 minutos cada uno
  • C omprimir el pie con una venda elástica
  • E levantar el pie por encima del nivel del corazón

Hay una selección de vendas elásticas disponibles para su compra en línea.

Medicación

Para los casos leves de dolor lateral del pie, una persona puede descansar y utilizar medicamentos de venta libre para reducir la hinchazón y aliviar el dolor. En los casos más graves, el médico puede recetar medicamentos antiinflamatorios.

Fisioterapia

Si los medicamentos no funcionan, puede ser necesaria la fisioterapia. Este tipo de terapia tiene como objetivo relajar los músculos, mejorar el flujo sanguíneo y ayudar a que el pie se cure correctamente. El médico también puede recomendar estabilizadores para apoyar y proteger el tobillo.

Tratamientos alternativos

En caso de lesión de los tejidos más blandos del tobillo y del pie, el médico puede recomendar esteroides.

En caso de lesión en el hueso, el médico puede aconsejar la inmovilización del pie.

Otros tratamientos que pueden utilizarse junto con los medicamentos son la estimulación eléctrica, la terapia con láser o luz, o la cirugía en casos raros y graves.

Diagnóstico

Para diagnosticar el dolor lateral del pie, el médico probablemente realizará una exploración física del pie. El médico comprobará la movilidad y la estabilidad del pie. El médico también buscará zonas inflamadas, deformidades o lesiones del pie y síntomas de dolor.

El médico también puede recomendar exámenes de diagnóstico para ayudar a determinar la causa del dolor de pies. Estos pueden incluir una radiografía o una resonancia magnética (MRI).

Conclusiones

La mayoría de los casos de dolor lateral en el pie son el resultado de condiciones preexistentes leves, que pueden empeorar con el tiempo si no se tratan. En los casos más graves, las personas pueden experimentar dolor cuando mueven el pie o se ponen de pie.

En los casos en los que un nervio pellizcado causa dolor lateral en el pie, la persona puede perder parte o toda la sensibilidad en su pie.

Una persona puede prevenir el dolor lateral del pie con medidas de precaución básicas, como el descanso. El uso de zapatos que tengan un soporte para el arco del pie también puede ayudar al caminar, correr, trotar o andar en bicicleta.

Citas/Consultas