Qué hacer si has pisado un clavo

Pisar un clavo es una lesión común que provoca una herida por punción, a menudo en forma de agujero redondo. Las heridas punzantes pueden parecer pequeñas, pero como pueden penetrar profundamente en la piel, pueden ser difíciles de limpiar y suponen un riesgo de infección.

Inicialmente, una herida por punción puede no parecer grave, ya que suelen sangrar más internamente que externamente. Sin embargo, como los clavos del suelo suelen estar sucios, pueden empujar tierra, óxido, madera o fibras de la ropa hacia el pie.

En este artículo, hablamos de cómo realizar los primeros auxilios para esta lesión, cuándo buscar ayuda médica, si un clavo oxidado provoca tétanos y cómo recuperarse en casa.

Primeros auxilios tras pisar un clavo

Las personas deben visitar a un médico en las 24 horas siguientes a haber pisado una uña para minimizar el riesgo de tétanos u otra infección.

Si alguien se pisa una uña, debe seguir los siguientes pasos para limpiar y vendar la herida:

    1. Lavarse bien las manos con jabón.
    2. Aplicar una presión suave con un paño limpio para frenar la hemorragia.

Enjuagar la herida con agua limpia y jabón lo antes posible durante 5-10 minutos.

  • Si hay restos en la herida, desinfecta unas pinzas con alcohol de quemar y úsalas para retirar todo lo que puedas.
  • Aplique un antiséptico, una pomada antibiótica o ambos en la zona de la herida, si está disponible.
  • Vendar la herida con un vendaje limpio.

 

Una vez que la persona haya vendado la herida, debe buscar atención médica y no poner peso sobre el pie.

Cuándo buscar ayuda médica

El Colegio Americano de Cirujanos de Pie y Tobillo sugiere que las personas busquen ayuda médica dentro de las 24 horas después de haber pisado un clavo.

Pisar un clavo puede empujar restos y bacterias al interior del pie. Aunque la persona se limpie bien la herida en casa, o la herida parezca pequeña, sigue existiendo el riesgo de infección.

Los médicos estiman que el 10% de las personas que pisan una uña desarrollarán una infección. Los signos de una infección incluyen:

  • dolor
  • inflamación
  • hinchazón
  • acumulación o drenaje de pus
  • calor
  • fiebre
  • enrojecimiento

Una persona no debe esperar a que se desarrollen estos síntomas para buscar ayuda médica. La mejor manera de prevenir una infección es el tratamiento temprano. Esto puede significar una visita al hospital.

¿Los clavos oxidados provocan el tétanos?

Los clavos oxidados no causan el tétanos por sí mismos, pero suelen ocupar zonas sucias o polvorientas que albergan Clostridium tetani, la bacteria que causa el tétanos. Pisar una uña puede transmitir esta bacteria a los humanos.

Las heridas son la forma más común de contraer el tétanos. Sin embargo, la vacunación generalizada ha reducido la infección por tétanos en Estados Unidos en un 99% desde 1947, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.

La vacuna antitetánica protege a las personas contra el tétanos y la difteria. Algunas versiones de la vacuna también protegen contra la tos ferina. La inmunidad de la vacuna dura unos 10 años.

Todas estas enfermedades son potencialmente graves. El tétanos puede ser mortal en dos de cada 10 personas que lo contraen.

Si una persona que se pisa un clavo no se ha vacunado contra el tétanos en los últimos 5 años, debe acudir al médico de inmediato para que le pongan una dosis más alta.

Los síntomas de una infección por tétanos son:

  • trismo, incapacidad de mover la mandíbula
  • una expresión facial rígida
  • babeo y dificultad para tragar
  • espasmos musculares y dolor
  • pérdida de control intestinal
  • dificultad para respirar

Es posible que alguien no desarrolle síntomas de tétanos hasta 60 días después de una lesión. Si alguien tiene estos síntomas después de pisar un clavo, debe marcar el número de emergencia 112.

Otras complicaciones

La mayoría de las heridas por punción son menores y se curan sin más problemas. Sin embargo, si una herida es profunda, tiene bordes irregulares o contiene un objeto extraño, es más probable que desarrolle complicaciones. Estas pueden incluir:

  • un absceso
  • celulitis, que es una infección de las capas profundas de la piel
  • artritis séptica, o infección de las articulaciones
  • la osteomielitis, que es una infección ósea grave

La osteomielitis se desarrolla lentamente y puede tardar días o meses en aparecer. Alrededor del 1-2% de las personas con una herida punzante en el pie llegan a desarrollar esta enfermedad.

También pueden producirse muchos otros tipos de infección si una persona pisa una uña, como Pseudomonas, que suele vivir en los zapatos con suela de goma. El tratamiento temprano por parte de un médico o un especialista en pies es la mejor manera de evitar estas complicaciones.

Recuperación

Después de que alguien reciba tratamiento médico por pisar un clavo, puede recuperarse en casa. El tiempo de recuperación dependerá de varios factores, como la profundidad de la herida. Una persona puede ayudar a su recuperación:

  • mantener el pie sin peso durante al menos 24 horas
  • elevar el pie
  • mantener un apósito limpio en la herida, y cambiar los vendajes según las instrucciones del médico
  • tomar analgésicos de venta libre como el paracetamol (Tylenol) o el ibuprofeno
  • reintroducir gradualmente las actividades con peso, como caminar, cuando el dolor mejore

Si un médico prescribe antibióticos, es importante terminar el tratamiento, incluso si la herida se siente o parece mejor. Busque ayuda médica si la herida no mejora, el dolor no cede completamente o los síntomas empeoran.

Conclusiones

Al pisar un clavo se produce una herida punzante, que suele tener el aspecto de un pequeño agujero en el pie. Puede no sangrar tanto como un corte, pero debido al riesgo de infección, este tipo de herida suele requerir atención médica.

Una persona puede reducir el riesgo de complicaciones con los primeros auxilios. Debe buscar atención médica inmediata y mantener la herida limpia. La persona también puede necesitar una vacuna antitetánica si no se ha vacunado en los últimos 5 años.

Si la herida de una persona no se cura, sigue doliendo o muestra signos de infección, debe buscar más atención médica.

Citas/Consultas