Qué hay que saber sobre un quiste ganglionar en el pie

Un quiste ganglionar es un bulto no canceroso lleno de un líquido gelatinoso. Estos quistes son generalmente inofensivos, aunque pueden ser incómodos, especialmente cuando se forman en el pie.

Los quistes ganglionares se desarrollan cerca de las articulaciones o los tendones, a menudo alrededor de la muñeca, pero a veces en el tobillo, el pie o en cualquier otra parte del cuerpo.

Estos quistes tienden a desaparecer por sí solos, pero si un quiste es incómodo o doloroso, un médico puede proporcionar tratamiento.

A continuación, conozca las causas de los quistes ganglionares, lo que implica el tratamiento y mucho más.

¿Qué son?

Un quiste ganglionar es un bulto liso que se forma cerca de una articulación o un tendón.

En 2017, los investigadores descubrieron que alrededor del 11% de los quistes ganglionares se localizaban en el pie o el tobillo. Aunque pueden formarse en cualquier parte del pie, comúnmente ocurren en la parte superior.

El tamaño puede variar desde el de un guisante hasta el de una pelota de golf. El quiste puede parecer redondo y ser blando o muy duro.

Bajo la piel, un quiste ganglionar parece un globo en un tallo, y puede moverse libremente bajo la piel si una persona lo empuja.

Los quistes ganglionares afectan con mayor frecuencia a personas de entre 15 y 40 años, y son tres veces más propensos a desarrollarse en las mujeres.

Necesitas el consejo profesional de un podólogo

Síntomas

Una persona con un quiste ganglionar en el pie puede tener:

    • un bulto notable
    • una sensación de hormigueo o ardor si el quiste está tocando un nervio
    • dolor, posiblemente sordo, si el quiste presiona una articulación o un tendón

irritación al usar zapatos, dependiendo de la ubicación del quiste

La anchura media de un quiste ganglionar en el pie es de 2,7 centímetros, es decir, 1,06 pulgadas. Cuando se forman en los pies, estos quistes causan dolor en el 67,9% de los casos.

Causas

Los médicos no están seguros de las causas subyacentes exactas, pero estos quistes tienden a formarse en zonas de traumatismo, posiblemente debido a un evento único o a lesiones repetidas.

Estos quistes parecen formarse cuando el líquido sinovial se filtra de una articulación o tendón y se acumula en un saco bajo la piel. El líquido sinovial amortigua y lubrica las articulaciones y los tendones durante el movimiento.

Tratamiento

Una investigación de 2013 indica que el 58% de los quistes ganglionares desaparecen sin tratamiento. Sin embargo, esto puede tardar años, y los quistes pueden volver a aparecer: la tasa de recurrencia es de aproximadamente el 15-20%.

Si un quiste ganglionar no causa dolor ni molestias, el médico puede limitarse a vigilarlo para detectar cambios.

 

Un médico normalmente sólo ofrece tratamiento si un quiste está causando dolor o problemas de movilidad. En este caso, puede recomendar:

Aspiración e inyección

La aspiración consiste en drenar el líquido del quiste. A continuación, el médico puede inyectar el quiste con un medicamento esteroide.

Puede ser necesaria más de una sesión, y el quiste puede volver a aparecer.

Cirugía

Si la aspiración y la inyección son ineficaces o inadecuadas, el médico puede recomendar un procedimiento para extirpar el quiste y parte de la cápsula articular o la vaina del tendón adheridas.

Sin embargo, incluso después de la cirugía, el quiste ganglionar puede volver a aparecer.

Estrategias de cuidado en casa

Para aliviar cualquier dolor que cause un quiste de ganglio, una persona podría probar:

  • poner hielo dentro de un paño limpio y colocarlo sobre el quiste, lo que también ayuda a aliviar la inflamación
  • limitar los movimientos o las actividades mientras se espera la cita con el médico
  • tomar medicamentos de venta libre para aliviar el dolor

Si es posible, llevar un calzado que no irrite la zona. El acolchado también puede ayudar a aliviar el roce y la presión.

Lo que no hay que hacer

Un remedio casero tradicional consiste en golpear el quiste ganglionar con un objeto pesado, normalmente un libro. Esto no sólo es ineficaz, sino que también puede dañar los tejidos circundantes.

Nunca intentes reventar o drenar un quiste ganglionar en casa. Cualquier intento podría dar lugar a infecciones u otras complicaciones.

Espere en profundidad, la ciencia respaldada por los titulares de nuestras mejores historias todos los días. Entra y mantén tu curiosidad satisfecha.

Cuándo contactar con un médico

Consulte a un médico si algún quiste ganglionar le causa dolor o molestias, especialmente si le limita la movilidad. Una persona también puede preguntar sobre el tratamiento por razones cosméticas.

Diagnóstico

Un médico que sospecha que un bulto en el pie es un quiste ganglionar puede preguntar:

  • si hay algún síntoma adicional
  • cuánto tiempo lleva el bulto
  • si el bulto ha cambiado de tamaño o de forma
  • sobre el historial médico de la persona

Pueden aplicar presión sobre el quiste para comprobar si es sensible. El médico también puede utilizar una pequeña linterna para ver si la luz pasa a través del bulto. Si lo hace, esto puede ayudarles a diagnosticar un quiste ganglionar.

El médico también puede extraer algo de líquido del quiste para analizarlo.

Conclusiones

Los quistes ganglionares son bultos benignos llenos de un líquido gelatinoso. Pueden desaparecer sin tratamiento.

Estos quistes se forman cerca de las articulaciones o los tendones, y pueden causar molestias, especialmente cuando se desarrollan en el pie o el tobillo.

Si un quiste ganglionar causa algún dolor, molestia o limitación del movimiento, el médico puede recomendar un procedimiento para drenar o extirpar el quiste. Sin embargo, estos quistes pueden volver a aparecer, incluso con tratamiento.

Nunca intente reventar, drenar o extirpar un quiste ganglionar en casa.