¿Qué puede causar la hinchazón de los dedos del pie?

Hay 26 huesos en el pie humano, y 14 de ellos están en los dedos. Los dedos desempeñan un papel fundamental en el equilibrio y el movimiento. Tener un dedo del pie hinchado puede afectar a la capacidad de una persona para mantener el equilibrio y caminar.

Los profesionales de la salud han identificado varias causas de la hinchazón de los dedos de los pies. Algunos ejemplos son las lesiones, las infecciones y varias formas de artritis. Cada causa tiene sus propias opciones de gestión y tratamiento.

Siga leyendo para conocer las causas de la hinchazón de los dedos de los pies y sus síntomas asociados. También describimos las posibles opciones de tratamiento asociadas a cada causa.

Causas y sus síntomas

En las siguientes secciones se analizan algunas causas específicas de la hinchazón de los dedos del pie, así como los demás síntomas que puede experimentar una persona.

Lesión

Las lesiones son una posible causa de la hinchazón de un dedo del pie.

Algunas lesiones comunes que pueden causar un dedo del pie hinchado incluyen:

  • lesiones deportivas
  • tropezar con el dedo del pie
  • dejar caer algo pesado sobre el dedo del pie

Además de la hinchazón, las personas que se lesionan el dedo del pie también pueden experimentar:

  • enrojecimiento
  • calor en la zona
  • dolor
  • limitación del movimiento
  • hematomas o decoloración

Algunas lesiones implican la rotura de uno o varios huesos del dedo. Si el dedo se rompe, pueden aparecer hematomas al día siguiente de la lesión.

Una fractura por estrés es una pequeña rotura en un hueso. Suelen producirse con actividades repetitivas, como correr. Los síntomas de una fractura por estrés son similares a los de una rotura ósea, pero suelen ser menos graves. El dolor suele producirse durante la actividad y cesa durante el descanso. El dedo del pie puede hincharse, pero no suele presentar hematomas.

Artritis

La artritis es una enfermedad caracterizada por la inflamación de las articulaciones. Produce dolor y daños en los tejidos. Afecta a más de un tercio de las personas que viven en Estados Unidos.

Hay muchos tipos diferentes de artritis. Dos tipos comunes son la osteoartritis (OA) y la artritis reumatoide (AR).

La OA se produce por el desgaste general de las articulaciones. La AR es una enfermedad autoinmune en la que el propio sistema inmunitario del cuerpo ataca las articulaciones y otros tejidos. Ambos tipos de artritis pueden afectar a las articulaciones de los dedos del pie.

La artritis en los dedos de los pies puede provocar dolor, rigidez y deformidades en las articulaciones. Estas deformidades pueden aparecer como hinchazones.

Artritis psoriásica

La artritis psoriásica (PsA) es un tipo de artritis que afecta a algunas personas con psoriasis. La psoriasis es una enfermedad autoinmune que provoca la aparición de placas rojas en la piel. Son especialmente frecuentes en el cuero cabelludo y la espalda, así como alrededor de las articulaciones.

En todo el mundo, unos 125 millones de personas padecen psoriasis, es decir, alrededor del 2-3% de la población mundial. Los investigadores estiman que hasta un 30% de las personas con psoriasis desarrollan también PsA.

Los enfermos de PsA pueden tener los dedos de los pies y de las manos hinchados y con forma de salchicha. Esto se llama dactilitis.

La APS también puede afectar a las caderas, las rodillas y la columna vertebral.

Gota

La gota es otro tipo de artritis. Este tipo hace que se formen cristales dentro y alrededor de las articulaciones, lo que provoca inflamación y dolor.

La gota se produce con mayor frecuencia en la primera articulación metatarsofalángica, en la base del dedo gordo del pie, pero también puede aparecer en otras articulaciones, como el tobillo y la rodilla.

Las personas que padecen gota pueden experimentar un intenso dolor articular que aparece repentinamente. Los síntomas suelen alcanzar su máxima intensidad en las 24 horas siguientes al brote. El dedo del pie inflamado puede aparecer rojo y sentirse caliente al tacto.

Hallux rigidus

El hallux rigidus es otro tipo de artritis que afecta a la articulación metatarsofalángica en la base del dedo gordo. La inflamación de esta articulación puede provocar dolor y rigidez en el dedo, lo que también puede causar dificultad para caminar.

El Hallux Rigidus también puede provocar la aparición de un bulto en la parte superior del pie. Esta protuberancia puede tener un aspecto similar al de un juanete o un callo.

Otros síntomas del hallux rigidus son:

  • hinchazón alrededor de la articulación
  • rigidez en el dedo gordo, caracterizada por la incapacidad de doblarlo hacia arriba o hacia abajo
  • dolor en la articulación durante la actividad, especialmente al empujar los dedos del pie al caminar

Uña del pie encarnada

Una uña encarnada es una uña que ha crecido dentro de la piel que la rodea, causando inflamación e infección. La zona inflamada puede aparecer como un bulto.

Si no se trata, una uña encarnada puede causar mucho dolor y molestias. Algunas pueden requerir cirugía.

Infecciones de la piel y los tejidos blandos

Las infecciones de la piel y de los tejidos blandos que afectan al pie pueden hacer que los dedos se hinchen. Hay muchas causas potenciales de estas infecciones. Algunos ejemplos son:

  • uñas encarnadas
  • mordeduras y picaduras de insectos
  • heridas abiertas

Juanetes

Una persona con juanetes puede sentir dolor en el lugar de la protuberancia.

Un juanete es una protuberancia que se desarrolla en la articulación de la base del dedo gordo del pie. Se produce como resultado de cambios en los huesos del pie. Estos cambios hacen que el dedo gordo se incline hacia el segundo dedo, en lugar de apuntar hacia adelante.

Con el tiempo, los huesos se desvían gradualmente de la alineación, lo que provoca el crecimiento del juanete.

Los juanetes pueden causar los siguientes síntomas:

  • dolor o molestia en el lugar de la protuberancia
  • ardor
  • entumecimiento
  • inflamación
  • enrojecimiento

Tratamientos y remedios

Las opciones de tratamiento y las estrategias de gestión para un dedo del pie hinchado dependen de su causa subyacente.

En las secciones siguientes se enumeran algunos remedios que se pueden probar en función de la causa del dedo del pie hinchado.

Lesión

Las personas con un esguince o rotura del dedo del pie deben seguir el procedimiento RICE. Este acrónimo significa reposo, hielo, compresión y elevación.

Descansar el pie en una posición elevada y aplicar hielo y compresión puede ayudar a reducir la inflamación. Los médicos también pueden recetar analgésicos para aliviar el dolor.

Algunos huesos rotos pueden requerir una intervención quirúrgica, especialmente si están muy desplazados como consecuencia de la lesión. Un tratamiento habitual para las fracturas de los dedos del pie es el “buddy taping”, es decir, pegar el dedo roto al dedo contiguo para estabilizarlo, y llevar un zapato o bota de suela dura durante varias semanas para permitir la curación.

Artritis

La AR y la APS son enfermedades autoinmunes. Por ello, comparten varias de las mismas opciones de tratamiento.

Mientras tanto, un médico puede recomendar los siguientes tratamientos para la OA:

  • ibuprofeno u otros antiinflamatorios no esteroideos (AINE)
  • capsaicina tópica
  • duloxetina

Las personas con OA también pueden beneficiarse de:

  • hacer ejercicio suave
  • perder peso
  • probar la fisioterapia
  • probar la fisioterapia
  • probar la acupuntura

PsA

Hay muchos medicamentos disponibles para ayudar a controlar la APS (y la AR). Algunos ejemplos son:

    • AINE
    • glucocorticoides orales
    • inyecciones locales de glucocorticoides
    • metotrexato
    • biológicos como etanercept o infliximab

inhibidores de la Janus quinasa

Algunas personas también pueden beneficiarse de:

  • probar la fisioterapia
  • probar la terapia ocupacional
  • probar la terapia de masaje
  • perder peso
  • hacer ejercicio suave
  • dejar de fumar

Gota

Los médicos tienden a tratar la gota con medicamentos antiinflamatorios, como los AINE, los glucocorticoides o la colchicina. Para reducir la gravedad y la duración del brote, deben iniciar el tratamiento en las 24 horas siguientes a la aparición de la inflamación.

Algunas personas experimentan gota crónica como resultado de los altos niveles de ácido úrico, o urato, en la sangre. Tomar los siguientes medicamentos para reducir el ácido úrico puede ayudar a prevenir los brotes de gota:

    • inhibidores de la xantina oxidasa (como alopurinol o febuxostat)
    • uricosúricos (como probenecid o lesinurad)

interleucina-1 (como anakinra o canakinumab)

Hallux rigidus

En casos graves, una persona puede necesitar cirugía para eliminar o reducir el dolor del hallux rigidus.

Sin embargo, para los casos menos graves, un médico o podólogo puede recomendar:

    • tomar AINE de venta libre
    • recibir inyecciones de glucocorticoides
    • usar zapatos con puntera ancha
    • usar dispositivos ortopédicos

probar la fisioterapia

Uña encarnada

Los médicos y podólogos deben determinar el estadio de la uña encarnada antes de iniciar el tratamiento. Esto se debe a que las uñas encarnadas graves pueden requerir procedimientos para eliminar la uña del pie, o incluso la cirugía.

Los métodos generales para el manejo de las uñas encarnadas incluyen:

  • cambiar el calzado para mejorar la comodidad
  • sumergir el pie afectado en agua tibia y jabón
  • aplicar antibióticos tópicos
  • aplicar esteroides tópicos

Infecciones de piel y tejidos blandos

Las infecciones de la piel y los tejidos blandos pueden requerir un tratamiento con antibióticos. El tipo de antibiótico que prescribe el médico depende de la causa y la gravedad de la infección, así como del tipo de bacteria presente. Pueden elegir antibióticos tópicos, orales o inyectables.

Las personas que tienen una infección en el dedo del pie deben vigilarla cuidadosamente. Si la inflamación empeora, puede ser necesario un cambio de antibióticos. Sin embargo, las personas no deben dejar de tomar un curso de antibióticos a menos que su médico se lo indique.

Juanetes

Los juanetes no siempre requieren tratamiento. Sin embargo, si son dolorosos, el médico puede recomendar probar con inyecciones de glucocorticoides para aliviar el dolor y la hinchazón.

Otras opciones de tratamiento y manejo son:

  • tomar AINE de venta libre
  • aplicar hielo
  • cambiar de zapatos
  • usar dispositivos ortopédicos
  • poner almohadillas en el chichón
  • evitar actividades que causen dolor
  • someterse a una intervención quirúrgica

Introduzca su correo electrónicoRegístrese ahora

Su privacidad es importante para nosotros. Cualquier información que nos proporcione a través de este sitio web puede ser colocada por nosotros en servidores ubicados en países fuera de la UE. Si no está de acuerdo con dicha ubicación, no proporcione la información.

Cuándo acudir al médico

Share on PinterestSi el dedo del pie de una persona parece anormal después de una lesión, debe hablar con su médico.

Las personas deben acudir al médico si creen que tienen una infección o una forma de artritis. Estas enfermedades requieren medicación.

Las personas que desarrollan juanetes deben consultar a un podólogo. Un tratamiento temprano puede ayudar a prevenir daños mayores en la articulación.

Las personas no deben intentar eliminar las uñas encarnadas por sí mismas. Esto puede empeorar la situación y provocar una infección.

Las personas que se lesionan el dedo del pie deben acudir al médico si experimentan alguno de los siguientes síntomas:

  • un sonido de chasquido o rotura en el hueso en el momento de la lesión
  • un dedo del pie torcido o de aspecto anormal tras la lesión
  • hinchazón o hematoma en el dedo del pie al día siguiente de la lesión

Conclusiones

Un dedo del pie hinchado puede ocurrir por muchas razones diferentes, incluyendo lesiones, infecciones y condiciones como la artritis.

Algunas causas de la hinchazón del dedo del pie requieren una visita al médico. En general, hay que acudir al médico si la hinchazón persiste o va acompañada de dolor u otros síntomas preocupantes.

El médico diagnosticará el problema y expondrá las posibles opciones de tratamiento. Dependiendo de la causa, las opciones de tratamiento pueden incluir medicamentos, cirugía o cambios en el estilo de vida para ayudar a controlar el dolor y las molestias.