Verrugas Plantares cómo eliminarlas

verrugas plantares tratamiento valencia

Las verrugas plantares o papilomas son una de las consultas más frecuentes que recibimos. Se trata de una lesión muy común en niños y adolescentes sobre todo cuando llega el verano.

En este post queremos explicarte qué es un papiloma, cual es el rango de edad que más afecta, su tratamiento y prevención.

1.¿Qué son las verrugas plantares o papilomas?

Las verrugas plantares son infecciones víricas que tratamos con mucha recurrencia en consulta. Son proliferaciones cutáneas benignas, causadas por el virus del papiloma humano (VPH). Muchos pacientes nos consultan haciendo referencia a que les ha salido un “callo” bastante doloroso o que se les “ha clavado algo” en el pie.

Este tipo de verrugas puede ser doloroso, y las protuberancias resultantes son incómodas. Las verrugas plantares también tienen “semillas de verruga”, o pequeños puntos negros que son en realidad vasos sanguíneos. Aunque no son necesariamente dañinas, las verrugas plantares pueden crecer y, con el tiempo, hacer que sea incómodo estar de pie y caminar.

La edad más frecuente de aparición es entre los 5 y 20 años aumentando la incidencia en edad escolar y alcanzando su pico máximo entre los 12-16 años, momento en el cual va declinando hasta los 20 años de edad.

Se tratan de lesiones muy contagiosas por lo que deben recibir tratamiento y revisión para todos los miembros de un mismo núcleo familiar o núcleo de ocio como por ejemplo equipos deportivos

2.¿Por qué aparecen las verrugas plantares?

Existen muchas causas por las que el virus penetra en nuestro cuerpo. Algunas de ellas son: el exceso de sudoración, lo cual favorece la penetración del virus en la epidermis, o la visita a lugares públicos, tales como piscinas o gimnasios en los que debemos evitar, en la medida de lo posible, caminar descalzo.

En las personas en edad adulta, la presencia de verrugas plantares no es muy común por lo que puede estar condicionada por un sistema inmunológico deprimido. 

En relación a la localización de la lesión, normalmente se encuentran en zonas de presión como el antepié o talón. No obstante, también pueden estar repartidas por el resto de pie.

3.¿Cuáles son las verrugas más comunes en el pie?

  1. Verruga vulgar: Se presenta como una tumoración prominente y redondeada, que a la palpación es áspera, rugosa y dura de 1 a 10 milímetros. Son de color pardo-negruzco y crecen gradualmente haciéndose más gruesas. Tienen aspecto de coliflor.
  2. Verruga filiforme: Cuando la verruga se extiende hacia fuera con un capuchón largo. 
  3. Verrugas periungueales: Aparecen por debajo y alrededor de las uñas de los pies y las manos. Comienzan con un tamaño reducido de una cabeza de alfiler, prácticamente imposible de detectar. A lo largo de unos meses progresan y pueden alcanzar el tamaño de un guisante y posteriormente pueden llegar a convertirse en nódulos irregulares, que pueden afectar a la uña y su crecimiento.
  4. Las verrugas plantares o papilomas: Se produce un crecimiento endofítico condicionado por las presiones a las que está sometida y se localiza generalmente en zonas de apoyo. Aumentan de tamaño cuanto más cerca están de la superficie cutánea. Son lesiones profundas y generalmente se encuentran inflamadas. Son muy dolorosas a la presión ya que son capaces de comprimir terminaciones nerviosas. 
  5. Verrugas en mosaico: Verrugas múltiples agrupadas en una sola.

4.¿Cuáles son los síntomas de las verrugas plantares?

Los síntomas que producen los papilomas en el pie, son muy característicos. Tal como ya hemos comentado anteriormente, son fácilmente confundibles con callos o durezas y suelen ser lesiones redondeadas, a excepción de las verrugas en mosaico.

Muchas veces, se pueden observar en el interior “puntos negros”, ya que se trata de una lesión muy vascularizada. Por otro lado, a la palpación, su cara externa tiene un tacto rugoso y duro.

5.¿Qué tratamientos existen?

La mayoría de las verrugas plantares son inofensivas y desaparecen sin tratamiento, aunque pueden tardar uno o dos años. Si las verrugas son dolorosas o se extienden, puedes intentar tratarlas con medicamentos o remedios caseros. Es posible que necesites muchos tratamientos antes de que las verrugas desaparezcan y también es posible que vuelvan a aparecer más adelante.

Estos son algunos de los métodos más usados en el tratamiento de las verrugas plantares:

Medicamentos exfoliantes fuertes (ácido salicílico):  Los medicamentos para verrugas con ácido salicílico de venta con receta médica actúan eliminando las capas de la verruga poco a poco. También pueden estimular la capacidad de su sistema inmunitario para combatir la verruga.

Es probable que tu médico te sugiera que se aplique el medicamento regularmente en casa, seguido de visitas ocasionales a la consulta.

Medicamentos congelantes (crioterapia): La crioterapia realizada en la consulta del médico consiste en aplicar nitrógeno líquido sobre la verruga, ya sea con un spray o con un bastoncillo de algodón. Este método puede ser doloroso, por lo que el médico necesite adormecer la zona primero antes de la aplicación.

El producto químico hace que se forme una ampolla alrededor de la verruga, y el tejido muerto se desprende en una semana aproximadamente. La crioterapia también puede estimular el sistema inmunitario para combatir las verrugas víricas. Es posible que tengas que volver a la consulta del médico para repetir los tratamientos cada dos o cuatro semanas hasta que la verruga desaparezca.

Algunos estudios sugieren que la crioterapia combinada con el tratamiento con ácido salicílico es más eficaz que sólo la crioterapia, pero se necesitan más casos de estudios.

Procedimientos quirúrgicos o de otro tipo

Si el ácido salicílico y la crioterapia no funcionan, el médico puede recomendar uno o varios de los siguientes tratamientos:

Otros ácidos. El médico afeita la superficie de la verruga y aplica ácido tricloroacético con un palillo de madera. Tendrá que volver a la consulta del médico para repetir los tratamientos cada semana aproximadamente. Los efectos secundarios son el ardor y el escozor. Entre una visita y otra, es posible que te pidan que te apliques ácido salicílico en la verruga.

Terapia inmunológica. Este método utiliza medicamentos o soluciones para estimular el sistema inmunitario y combatir las verrugas víricas. El médico puede inyectar una sustancia (antígeno) en las verrugas o aplicar una solución o crema en ellas.

Cirugía menor. Es la que solemos aplicar en consulta cuando han fallado los demás tratamientos. El podólogo corta la verruga o la destruye utilizando una aguja eléctrica (electrodesecación y curetaje). Este procedimiento puede ser doloroso, por lo que el podólogo adormecerá primero la piel. Dado que la cirugía conlleva un riesgo de cicatrización, este método suele utilizarse para tratar las verrugas plantares cuando otros tratamientos han fracasado.

Tratamiento con láser. El tratamiento con láser de colorante pulsado quema los pequeños vasos sanguíneos cerrados (cauteriza). El tejido infectado acaba muriendo y la verruga se cae. Este método requiere repetir los tratamientos cada tres o cuatro semanas. Las pruebas de la eficacia de este método son limitadas, y puede causar dolor y potencialmente cicatrices.

El rango de herramientas terapéuticas es amplio, desde los tratamientos físicos, químicos o farmacológicos hasta los quirúrgicos, los cuales bajo nuestro punto de vista, son los más resolutivos. Todo esto dependerá de las características del paciente, así como de su edad o sus patologías de base. 

En Clínica Bilbao apostamos por los tratamientos quirúrgicos ya que, según nuestra experiencia, son los más eficaces

Tratamiento quirúrgico de verruga o papiloma plantar desde 300€

Si necesitas asesoramiento personalizado contacta aquí con nosotros.